Ricardo Pascale sobre la necesidad de Uruguay de crecer: “El futuro lo tenemos que crear, no podemos esperar que llegue solo porque a veces esos momentos no vienen nunca”

 Ricardo Pascale sobre la necesidad de Uruguay de crecer: “El futuro lo tenemos que crear, no podemos esperar que llegue solo porque a veces esos momentos no vienen nunca”

El economista, docente y artista Ricardo Pascale, se refirió en Informativo Carve del Mediodía a su último libro “El Uruguay que nos debemos. Convergencia y sociedad del conocimiento”.

En este libro Pascale plantea que los uruguayos debemos sentirnos orgullosos del país que tenemos, entre otras cosas, por su democracia y civilidad, por el respeto a la ley y su baja corrupción.

Si embargo, plantea que el país no tiene una buena relación con el futuro, e ignorarlo es muy costoso. Al no poseer una clara estrategia de desarrollo a largo plazo, divergimos por décadas. Nuestro PIB per cápita se alejó del de los países que fueron nuestros referentes. En 1950, el PIB de Uruguay per cápita era muy superior al de Alemania, Italia, España, Japón o Finlandia. Hoy es muy inferior al de esos países, lo que implica menor bienestar y oportunidades, peor educación y salud, y los talentos emigran.

Entre 1960 y 2019 Uruguay creció a un promedio anual del 2,18%, mientras que los países más avanzados lo hicieron entre el 2,5 y 3,5%, y más aún. Para alcanzar a los países más avanzados debemos crecer por años más que ellos. O sea, converger.

El libro va detrás de la pregunta ¿por qué divergimos y cuál es la estrategia para converger?, la cual responde con soluciones concretas. Con un enfoque fordiano y de commodities, y escasas excepciones, no convergeremos. El reto es dar un salto de productividad y genuina competitividad.

Para converger este libro propone ingresar cuanto antes en una economía basada en el conocimiento, y se tratan los elementos claves para ello, como son: educación; inserción internacional; ciencia, tecnología, respuesta creativa e innovación; transferencia de conocimiento e instituciones.

Además, hasta el próximo 24 de marzo Pascale estará exponiendo su obra “Leibniz saltando a la cuerda” en la sala 5 del Museo Nacional de Artes Visuales (MNAV).

Se trata de una obra en la que Pascale expone sus ideas que se originan en modelos matemáticos que materializados con gruesas cuerdas configuran catenarias que cuestionan el espacio expositivo al punto de transformarlo totalmente, de manera radical.

El dibujo tiene nueve módulos todos iguales. Cada uno, ya definido, en el techo entra en la tridimensionalidad y tiene once cuerdas cada uno. Cada cuerda cae vertical hacia el piso luciendo una de las funciones más bellas de las matemáticas: la catenaria, una curva que adopta un material flexible, dócil, pero de densidad uniforme sujeto por sus dos extremos y sometida únicamente a la fuerza de la gravedad.

Al igual que en su exposición de 2020, El espacio integrado, Pascale ha invitado a Sylvia Meyer para componer una potente banda sonora para Leibniz saltando a la cuerda, música que reforzará la invitación a participar activamente de la propuesta por parte del visitante.

Escuchá la entrevista completa.

Otras Noticias