¿Hay una solución para el picudo rojo?

 ¿Hay una solución para el picudo rojo?

El Rhynchophorus ferrugineus Olivier, conocido como picudo rojo, continúa causando estragos en varias zonas del país. Este insecto, que es considerado una plaga, ya ha matado a miles de palmeras.

Esta especie de escarabajo, que está poniendo en peligro a las palmeras de todo el territorio, fue identificado por primera vez durante el invierno del año pasado, en Canelones, donde afectó a más de doscientos ejemplares.

Gerardo Grinvald es experto en tecnologías y representante de Agrint Israel para América Latina, una empresa que está trabajando en Uruguay para combatir a este insecto. En diálogo con Informativo Carve del Mediodía se refirió a la situación actual y cómo se está trabajando para combatirlo.

Este gorgojo tiene alta capacidad de reproducción, destacó el especialista, quien indicó que cada hembra pone entre 300 y 500 huevos por vez. Además, se caracteriza por su gran capacidad de hospedarse en una palmera, a la cual le genera una muerte muy rápida. La larva come el tejido de la palmera hasta su muerte, y deben buscar otra para continuar su alimentación.

El picudo rojo genera daños que antes de que se manifiesten en la palmera, a simple vista. Estas afectaciones son irreversibles si no es combatido a tiempo.

Además, los tratamientos indiscriminados son costosos e ineficientes. El costo de la mortalidad está en el entorno de los mi dólares por palmera.

Su capacidad para trasladarse aprovechando el viento es fundamental para explicar su expansión en el territorio. Según algunos estudios, pueden llegar a volar hasta 50 kilómetros, favorecidos por cuestiones climáticas. Actualmente se sabe que está presente en Canelones, San José, Montevideo y Maldonado.

Agrint actualmente trabaja en una solución de bajo costo y alta efectividad. Esta empresa lo que hace es instalar sensores sísmicos que detecta vibraciones de la larva en el tronco. Mediante inteligencia artificial (IA) se analiza estas vibraciones, que son enviadas a la nube, y donde se discrimina ruidos ajenos a los generados por el aparato bucal de la larva, y se analiza el estados de la palmera (limpio, sospechoso, infestado, grave o recuperando).

Esta tecnología permite detectar precozmente la presencia de la larva, cuando la hembra coloca los huevos, y anticiparse a los daños que puede generar, meses después. La anticipación puede ser de hasta doce meses previo a que los daños se visualicen en la copa de la palmera.

En paralelo, a la palmera se le realiza un tratamiento de endoterapia vegetal, que se trata de inyectar el producto fitosanitario al tronco, hasta que el sensor vuelva a indicar estado limpio.

 

Escuchá la entrevista completa.

Otras Noticias