Fronteras perforadas por el crimen organizado

 Fronteras perforadas por el crimen organizado

https://es.insightcrime.org/

Ninguna frontera en el mundo está blindada ni es impenetrable para el crimen organizado, sin embargo es posible trabajar para fortalecerlas. Y allí es donde debe manifestarse con claridad la cooperación entre los países, manifestada en la coordinación de sus servicios de inteligencia. Esta es una de las conclusiones a las que llegó el Cnel. (R) Luis Castro, en el espacio Vivir Seguros que coordina Hernando Hernández. Castro es un experiente ex militar que ocupó cargos de alto rango en Naciones Unidas, donde tuvo a su cargo durante una década, la coordinación de temas relacionados a la seguridad en complejos enclaves centroamericanos.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de crimen organizado y su impacto transnacional? Esa es la pregunta que, a juicio de Castro, debe provocar un amplio debate sobre las mejores estrategias para evitar que el avance de los grupos del crimen organizado, pandillas y vectores guerrilleros, se transforme en un fenómeno irreversible y de consecuencias muy graves para los países.

Ya se observado que estos avances terminan con instituciones infiltradas, que van desde aquellas que tienen el monopolio en el uso de las armas, hasta el sistema político y la propia Justicia, porque para esos grupos todo vale en la búsqueda de la impunidad, señala el ex militar. Cita el ejemplo de la fuga de Rocco Morabito, como muestra de que es muy probable que haya existido colaboración de las fuerzas de seguridad, y eso es grave, concluye.

Sobre la frontera, es una zona crítica que ya en 2016 encendió las alarmas del Dpto. de Estado de los Estados Unidos, dice Castro. Esa porosidad ya estaba en la mira y hoy ya no es una amenaza real sino un problema en vías de crecimiento, traducido en el avance geográfico de esas bandas dedicadas al tráfico de personas, armas, drogas y prácticas como secuestros y extorsión. También advierte que las cárceles son un campo que se presta a la coordinación de estos crímenes, por lo cual se debería observar una política más firme en esa materia.

Respecto al eventual avance de pandillas, como se advirtió hace unos años por parte de algunas autoridades policiales lo cual generó mucha polémica, el experto dijo que no es algo que deba descartarse, y sobre todo reclamó que se observe con atención algunos episodios inquietantes, como el sucedido en una escuela de La Paloma, donde un grupo de jóvenes adoptó una serie de prácticas muy asociadas al modo de operar de estos grupos criminales.

Llama la atención, además, el grado creciente de sadismo en los enfrentamientos entre bandas y los cruentos ajusticiamientos que se están volviendo moneda corriente, dice Luis Castro.

Otras Noticias