Demanda pujante y ánimo renovado para la zafra de ganado lechero

 Demanda pujante y ánimo renovado para la zafra de ganado lechero

La zafra de ganado lechero de otoño empieza con un ánimo renovado en el sector y una demanda pujante, con valores que hace tiempo no se veían.

En diálogo con Valor Agregado, Ruben Urchitano, del escritorio Urchitano, hizo referencia a que “el ánimo de los productores ha cambiado notoriamente”, pese a que hay situaciones excepcionales, como los costos de los insumos que han aumentado (ya sea en fertilizantes, urea, granos). Además, la baja del dólar puede perjudicar a la cooperativa, aunque no a los productores porque cobran en pesos y, evidemente, se van a ver beneficiados.

“Hay otro ánimo, los tamberos están con ganas de producir”, dijo.

Por otro lado, Urchitano señaló que hay tambos que se están dejando: “Pensábamos que iba a ser una zafra corta este año, pero surgió la liquidación de dos tambos”.

En ese sentido, estimó que la zafra se podrá estirar hasta fines de mayo o los primeros días de junio.

A modo de referencia, indicó que una vaca en producción tiene un piso de US$ 1.500 a US$ 1.600. “El tope se lo da la gente, depende del tipo de ganado: US$ 1.800, US$ 1.900, US$ 2.000. Son precios buenos, tanto para el que vende como para el que compra. La gente no hace locuras, porque después cuesta pagar. Va a ser una zafra ágil, no va haber problemas en colocar”, concluyó.

Federico Di Santi, director de Di Santi & Romualdo, opinó que la zafra se presenta con una “demanda importante” sobre todo por los ganados con leche, próximos. “Hacía tiempo no se veía una demanda que, por momentos, supera a la oferta. Las comercializaciones se han dado de forma ágil. Hay valores por encima de años anteriores, colocaciones totales y ágiles”, comentó Di Santi.

Además, aclaró que es el mercado interno quien marca los precios. “Son valores que nunca se habían visto. Eso hace que se le ponga un piso más alto a las categorías de ganado con leche”, dijo.

En tanto, hizo referencia a que hay expectativa con el precio de la leche el cual supone “va seguir subiendo”.

“El negocio está más atractivo; hay factores que están apuntalando el buen momento que vivimos, así como también el clima”, dijo.

La exportación de terneras a China ayuda y es esencial que se mantenga, pese a que “es un jugador menos relevante en el ánimo del productor”.

Los valores fluctúan mucho dependiendo mucho de cuántos compradores estén activos. Hoy la demanda no es alta, dijo, y no hay pico de terneras. Las de 140 y 200 kilos cotizan entre US$ 500 y US$ 600 al barrer. Para exportación, en negocios concretados hace 60 y 30 días, el precio es de US$ 600 a US$ 750, según tamaño y cantidad.

Otras Noticias