Ante aumento de costos, recomiendan diagnosticar correctamente las necesidades de nitrógeno

Como en años anteriores, cuando el precio de la urea o el nitrógeno estaba barato y la amenaza era no tener los kilos necesarios “la gente gastaba mucho más de lo necesario” en fertilizantes. A propósito, Esteban Hofman, integrante de la Facultad de Agronomía, señaló que la única forma de manejarse en un escenario de altos costos es “agregar lo necesario”.

“Se supone que la fertilización se realiza con la dosis de nitrógeno correcta y lo que hace falta para sacar un cultivo sin deficiencia es muy variable, pueden ser 50 o 60 kilos o bien 170 o 180 kilos”, dijo en diálogo con Valor Agregado.

Se trata de “agregar más donde hace falta más y agregar menos donde hace falta menos”.

“Uruguay, especialmente para trigo, cebada y canola es muy fuerte en herramientas que permiten diagnosticar correctamente cuáles son las necesidades de nitrógeno y, a partir de ahí, poder estimar”, estimó.

Además, explicó que “todo el mundo espera que a más nitrógeno sea más rendimiento” y eso “no es correcto”: “Llega un determinado momento que por más de nitrógeno que agregues no hay más rendimiento. Ni siquiera hay más proteína. Puedes perder rendimiento por echar más nitrógeno. Es un mal negocio agregar nitrógeno sin tener información objetiva”, concluyó.

Otras Noticias