El año arrancó con fuerza en el mercado de campos

 El año arrancó con fuerza en el mercado de campos

El 2021 fue un año movido en ventas de campos clientes extranjeros pero, sobre todo, a inversores y productores uruguayos, y el 2022 arrancó con la misma tónica. En los 40 días que van del año, han habido muchas consultas y se han cerrado algunos negocios. Los uruguayos siguen operando, aunque también los extranjeros de la región y el mundo. “Está movido”, dijo Federico Vignolo, gerente comercial de Da Silva Agroinmuebles.

En diálogo con Valor Agregado, el operador manifestó que el precio está estable. Si bien el aumento de los commodities carne y soja crean una tendencia para arriba, en general los valores están estables, porque es donde se encuentra el cierre de negocios.

La oferta no es tan grande, sino que más bien escasea. Un campo agrícola neto arranca en US$ 7.000 por hectárea y puede ir hasta US$ 10.000. Un campo ganadero mixto, dependiendo de la zona y los accesos, va de US$ 4.500 a US$ 6.500. Uno ganadero está con rangos más grandes, de US$ 2.000 a US$ 4.000, depende de la calidad y la ubicación.

Hay mucha consulta, además, por campos forestales. Según Vignolo el asunto de la LUC y Proyecto de modificación de la Ley Forestal “no ha sido tan relevante a la hora de los inversores tomar la decisión”. Un campo forestal arranca en US$ 2000 y cuesta hasta algo más de US$ 3.000.

Finalmente, el integrante de Da Silva Agroinmuebles sostuvo que los lecheros están ávidos de arrendar algo más de campo. “El sector está con empuje y se han hecho negocios por agrandar las áreas o formar nuevas unidades”, comentó.

Otras Noticias