Exponerse inadecuadamente al sol provoca, por ejemplo, “manchas, arrugas y cáncer de piel”

 Exponerse inadecuadamente al sol provoca, por ejemplo, “manchas, arrugas y cáncer de piel”

Uruguay / Montevideo / 2017 Playa Carrasco. Montevideo, 24/01/2017. Foto: Ricardo Antúnez / adhocFOTOS

En los últimos 10 años, el cáncer de piel aumentó 15 por ciento. Uruguay es uno de los países de América Latina que tiene mayor incidencia en mortalidad, porque cada semana fallecen dos personas a causa de esta enfermedad, dijo la dermatóloga Soledad Machado en Informativo Carve Fin de Semana.

Señaló que existen diferentes formas de trabajar sobre la prevención de las enfermedades en la piel, por ejemplo no exponernos al sol entre las 10 de la mañana y las 16 horas, ni cuando el índice de radiación UV es mayor a siete, y usar protector solar, sombrero y ropa con colores oscuros o que ya tenga factor de protección.

La Dra. Machado hizo hincapié en que al protector solar lo deberíamos usar como parte de nuestra rutina y no solamente una vez al día. Afirmó que debe ser cada dos horas, todo el año.

Porque, a pesar de que en invierno penetran menos los rayos ultravioletas, igual pasan, y hay que usar protector solar, del mismo modo que en los días nublados, que es cuando “más nos quemamos, porque aflojamos las medidas de protección”, advirtió.

Entrevistada por Cecilia Rivero, Machado recordó que la moda del bronceado fue iniciada por la diseñadora francesa de alta costura Gabrielle “Coco” Chanel. Subrayó que no recomienda “el uso de bronceadores solares ni el bronceado, porque no es saludable”.

Exponernos al sol en forma inadecuada “nos ocasiona fotoenvejecimiento cutáneo, manchas, arrugas y cáncer de piel”, alertó.

El fotoenvejecimiento es definido en portales médicos como el envejecimiento prematuro de la piel que surge como consecuencia de la exposición prolongada y repetida a la radiación solar.

La dermatóloga enfatizó que -en el caso de las personas que quieren tener un “colorcito” en la piel- pueden utilizarse autobronceantes, cremas que le dan un tinte bronceado a la piel.

Además, describió algunos de los primeros síntomas del cáncer de piel: un lunar que cambia de forma, tamaño o color; que aparezcan nuevos lunares después de los 30 años de edad; las lesiones que no se curan o no cicatrizan; las manchas y el sangrado.

La exposición al sol para tener vitamina D debe ser de apenas 10 minutos por día. La Dra. Machado explicó en Carve que varios estudios demuestran que, por exponernos al sol, no vamos a tener niveles más altos de vitamina D, porque “a veces las personas tienen un déficit de esta vitamina”, no generado por falta de exposición solar.

Expresó que todas las personas deberían hacerse un control anual dermatológico -de todos los lunares- y un autoexamen, que el paciente puede hacerse frente a un espejo, porque, cuanto más “chiquita sea la lesión, más fácil es de diagnosticar y curar”.

La dermatóloga sostuvo que la pandemia retrasó las consultas y eso llevó a que haya lesiones complejas y avanzadas, y con diagnósticos más tardíos.

 

Otras Noticias