Saber comer | Somos más que un número

 Saber comer | Somos más que un número

En una nueva columna del ciclo dedicado a la nutrición y a la importancia de alimentarnos bien, Miguel Kazarez, nutricionista, magister en nutrición deportiva, docente y nutricionista de las formativas de Nacional, se refirió en A ritmo de Tanco a la importancia que se le da a la imagen corporal y los trastornos asociados.

El deseo de acercarnos y encajar dentro de los estándares de belleza no es nuevo, pero ha cobrado demasiada fuerza en los últimos tiempos, incidiendo mucho en la autopercepción corporal de las personas.

El problema es que las percepciones, sentimientos y pensamientos de una persona acerca de su cuerpo no son estáticos y no dependen sólo de cuestiones intrapersonales: la identidad del individuo también se ve influenciada por determinantes socioculturales. Entonces, es clave entender lo que la sociedad nos indica como estándar de belleza. Para el hombre un cuerpo “fitness” y para la mujer uno delgado.

Con estas pistas sociales, no sorprende lo que muestran los estudios de insatisfacción y percepción corporal: el hombre busca estar más fuerte y la mujer busca reducir su peso corporal. La inconformidad corporal predomina en la mujer y está más presente que en los hombres. Esa disconformidad, además, es el punto de partida de muchos problemas alimenticios.

La familia, los medios de comunicación y el entorno social actúan como canales socioculturales fundamentales en la formación de los estereotipos ideales.

El grado de importancia de la apariencia física, así como los hábitos alimenticios y la cultura de la apariencia son influenciados y desarrollados dentro del núcleo familiar.

Otras Noticias