¿Puede usarse la ivermectina para humanos contra el Covid-19?

 ¿Puede usarse la ivermectina para humanos contra el Covid-19?

“La ivermectina es un tratamiento compasivo”, lo que implica que, “cuando no hay nada mejor” o “no hay nada para usar”, se puede utilizar esta medicación, que debe figurar “en la farmacopea” y haber “sido aprobada”, no ser tóxica y ser “accesible” para la gente, explicó en Informativo Carve Fin de Semana el virólogo argentino Roberto Hirsch, jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Hospital Muñiz, de Buenos Aires.

Generada como un antiparasitario, también “tiene efecto antiviral” agregó, en respuesta a quienes dicen que no es un fármaco antivirus.

“Cuando aparece la pandemia, en Australia se usa la ivermectina y mata, in vitro, a altas dosis, los virus en 48 horas”, señaló.

Explicó que la experiencia australiana es el “motivo por el cual empezamos los estudios” en Argentina y “armamos el primer protocolo, que es ivermectina, dexametasona, enoxaparina y aspirina -no en ese orden-, y lo empezamos a utilizar”. El Dr. Héctor Carvallo –profesor de Medicina en la Universidad de Morón- encabezó la investigación, junto con el Dr. Hirsch.

“A la par, iniciamos un estudio con agentes de salud, en distintos hospitales, fundamentalmente en el Hospital Muñiz, donde los agentes de salud tomaban en forma voluntaria la ivermectina, y de ellos, que fueron 273 al principio, quedaron 272 porque uno se fue del estudio. (De) 272, no se contagió ninguno, en nueve meses”, relató en Carve el domingo 2.

Los agentes de salud eran “fundamentalmente médicos y enfermeras”, profesionales “que se mueven en el frente de batalla” porque están “en un lugar donde se concentra la patología”. También fue estudiada “la familia íntima de ellos, es decir los convivientes”, puntualizó.

El Dr. Hirsch afirmó que “es importante acompañar la vacunación con la ivermectina”, porque “la ivermectina no reemplaza la vacunación y la vacunación no reemplaza la ivermectina”.

Aludió luego a un artículo científico del infectólogo estadounidense Pierre Kory (y otros cuatro investigadores: Gianfranco Meduri, Joseph Varon, José Iglesias y Paul Marik) publicado el mismo domingo en el American Journal of Therapeutics (ver abajo), que contiene una revisión de 28 trabajos “donde se demuestra” que en los países que utilizaron ivermectina en la población disminuyeron “la curva” de contagios, “la mortalidad” y “las internaciones. Es decir que la ivermectina es útil y no es tóxica” y “es barata”, subrayó.

-El problema que tiene la ivermectina es justamente ése. Es muy barata. ¿Estamos? Muy barata –manifestó el Dr. Roberto Hirsch.

-Usted quiere decir que, digamos, hay cierto tipo de intereses a los que competir con algo que es muy barato les cae mal. ¿Es eso? ¿Interpreto bien? –se le preguntó en Informativo Carve Fin de Semana.

-Es así, por un lado. Y por otro lado, usted sabe que lo que es barato, en general, la gente, y la colectividad médica, (…), no lo aprecian. Si a usted lo atiende gratis un profesor diplomado y le da una medicación usted no le cree… si le cobra la visita 100 dólares es seguro que le va a creer, porque le pagó los 100 dólares -respondió.

 

Entrevistado el 21 de marzo en Perfil, el Dr. Héctor Carvallo dijo que “la ivermectina no se aprueba porque no le deja rédito a nadie”.

Hirsch señaló el domingo en Carve que “hay intereses muy importantes, que a veces mueven a gobiernos. Tres o cuatro empresas del mundo pueden tirar abajo o poner arriba un medicamento”.

“Yo no vendo ivermectina, ni soy representante de ningún laboratorio, ni estoy contratado por ninguno de ellos”, pero “he visto cómo se salvan las vidas (de) miles y miles de personas, y cómo no se enferman otros miles y miles de personas que usan ivermectina. Y cómo se enferman otros”, a los que se les niega el acceso, resumió.

El jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Hospital Muñiz informó que “hay más de 80 trabajos publicados en el mundo” sobre la ivermectina y “ninguno de ellos dice que la ivermectina no les sirvió. Les puede haber servido más o menos”, pero en ningún caso se consignó que “no le sirvió”.

“Yo la tomo. Yo la tomo”, resumió el infectólogo.

La ivermectina está autorizada para uso humano contra el Covid-19 en las provincias argentinas de Salta, Jujuy, Tucumán, Misiones, Corrientes y La Pampa.

En Uruguay, la División Evaluación Sanitaria del Ministerio de Salud Pública (MSP) “recomienda fuertemente el no uso de la ivermectina para la prevención y/o tratamiento de la enfermedad Covid-19”, se establece en una comunicación oficial de esa repartición.

“No hay evidencia científica suficiente que valide el uso de este fármaco contra la enfermedad de la Covid-19 provocada por el virus SARS- CoV-2 , mientras que sí hay constatación de que un mal uso de esta droga, administrada sin prescripción médica, podría provocar los siguientes síntomas: vómitos, diarrea, dolor de estómago, hinchazón de rostro y/o extremidades, mareos, convulsiones, confusión, baja repentina de la presión arterial, sarpullido grave que pueda llegar a requerir hospitalización, lesión hepática (hepatitis)”, se agrega.

No obstante, la División Evaluación Sanitaria del MSP señala que “hay varios estudios sobre la ivermectina y sus posibles usos terapéuticos para la Covid-19 en desarrollo” y que, “cuando haya evidencia de mejor calidad, se podrá volver a evaluar su eficacia y seguridad para tales efectos”.

El Dr. Hirsch advirtió que “hay un montón de gente que está tomando ivermectina veterinaria” –creyendo erróneamente que así previene o enfrenta al Covid-19- y enfatizó que la que se debe tomar es la de uso humano, que, en Argentina, es producida por cinco laboratorios.

El Dr. Kory integra la Front-Line Covid-19 Critical Care Alliance (Alianza de Cuidado Crítico de la Primera Línea Covid-19), con sede en el estado de Wisconsin. Algunas de las conclusiones del estudio que encabezó son: “Meta-análisis basados en 18 ensayos aleatorios de tratamiento controlado de ivermectina en Covid-19 han encontrado grandes, estadísticamente significativas, reducciones en mortalidad, tiempo de recuperación clínica y tiempo de eliminación viral. Además, reportes de numerosos resultados de ensayos de profilaxis controladas indican reducción significativa de riesgos de contraer Covid-19 con el uso regular de ivermectina”.

Otras Noticias