Aller: “El delito es como el agua, cuando lo desparramamos va a buscar el punto más frágil para filtrarse”

 Aller: “El delito es como el agua, cuando lo desparramamos va a buscar el punto más frágil para filtrarse”

El abogado Germán Aller, director del Instituto de Derecho Penal y Criminología de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República, conversó con Informativo Carve del Mediodía sobre el sistema penal uruguayo.

Aller opinó que las cifras de los delitos dadas a conocer por el Ministerio del Interior son “tan ciertas como relativas, porque la verdadera criminalidad no es la conocida o la tratada por el sistema, sino que es la suma de los delitos conocidos, y los no conocidos”.

“Las cifras que se nos presentan son correctas, pero representan las que capta el sistema. La criminalidad captada promedialmente nunca supera el 10%”, enfatizó y expresó: “el delito es como el agua, cuando la desparramamos sobre una superficie va a buscar el punto más bajo y frágil por el que puede filtrar”.

Para el penalista los valores de los criminales han mutado con el paso del tiempo, y se han creado nuevos, los cuales hoy no admiten discusión. “Hasta el peor de los homicida tiene valores. Lo que pasa es que no son los mismos que los nuestros. Entiende por ejemplo como un agravio que la persona ponga resistencia, por lo que en su concepto valorativo justifica el poder propinarle una paliza o matarlo”, añadió.

Para el penalista siempre hay posibilidad de rehabilitar a las personas, sea cual fuera su situación. “Por definición todas las personas son recuperables. Seamos más honestos y digamos que no sabemos cómo rehabilitarlos”, opinó.

En esta línea manifestó que “puede haber rehabilitación, reeducación, sociabilización de un individuo, tenemos que entrar dentro de sus fibras. Tenemos que tratas de deconstruir los procesos sociales por los cuales una persona ha llegado a esos extremos”.

Por este motivo entiende que el sistema no tiene por qué cambiar la forma en la que piensa un criminal, sino que lo que tenemos que hacer es modificar la forma de conectarse con la sociedad.

Aller reflexionó que a Uruguay le hace falta “tomar el toro por las astas” y “hacer un mea culpa” y determinar dónde está fallando el sistema. “No se trata ni de implementar la pena de muerte, ni la prisión perpetua. Nosotros vamos por los laterales, aumentamos las penas, ponemos más cárceles, y esto lleva a más delitos y más fracasos”, en vez de solucionar los temas de fondo, argumentó.

Por otra parte, se manifestó contrario a los allanamientos nocturnos. “Si vamos a comprar el paquete vamos a comprarlo entero. La gran mayoría de los abusos policiales se producen durante estas intervenciones. Es verdad que sería un poco más eficiente el ingresar a ciertos lugares de noche, pero también estamos aceptando los posibles abusos policiales de funcionarios inadecuados e inestructurados”, esgrimió.

Otras Noticias