Si la capacidad positiva de dar “marcha atrás” del gobierno “empieza a ser la norma”, revela “impericia”

 Si la capacidad positiva de dar “marcha atrás” del gobierno “empieza a ser la norma”, revela “impericia”

La capacidad del gobierno para revertir “algunas decisiones” y dar “marcha atrás” es valorada “positivamente” por la opinión pública, destacó en Informativo Carve Fin de Semana el sociólogo y asesor en comunicación política Federico Irazábal.

“Pero ojo con abusar de ese recurso, porque algunas marchas atrás son buenas y son evaluadas positivamente”, pero “si la marcha atrás pasa a ser la norma o empieza a ser la norma”, lo que se revela “no es capacidad de flexibilidad y de reconocer errores, sino impericia”, advirtió.

Y señaló que así ha ocurrido “con muchas de las designaciones” de cargos, por ejemplo, “cuando se tuvo que pedir renuncias de jerarcas que no habían siquiera asumido”.

“La ciudadanía requiere también la certeza de contar con un rumbo por lo menos estable. El exceso de marchas atrás no evidencia ese rumbo”, resaltó Irazábal en Carve.

Otras Noticias