La Organización Nacional de Fútbol Infantil nuclea a más de 60.000 niños y 20.000 adultos

 La Organización Nacional de Fútbol Infantil nuclea a más de 60.000 niños y 20.000 adultos

“Hablar de Fútbol en nuestro país es hablar de cultura, de identidad y de nuestra cotidianeidad. Es la posibilidad de generar encuentros intergeneracionales que traspasan las barreras y diferencias entre las creencias religiosas, las ideologías políticas, las diferencias étnicas raciales y de género”, se lee en el documento institucional de la Organización Nacional de Fútbol Infantil (Onfi).

Se agrega que “en el fútbol se juega, se aprende a trabajar en equipo bajo normas establecidas, se aprende a resolver conflictos, se aprenden y transmiten pautas y modos de relacionamiento social”.

Y se define a este deporte como “un espacio propicio para experimentar la convivencia en paz, fortalecer una personalidad sólida, un auto-reconocimiento de las debilidades y fortalezas, el manejo de frustraciones, el reconocimiento de la creatividad para solucionar problemas, y el desarrollo de la capacidad de expresión y comunicación de cada niño, niña y adolescente”.

Onfi funciona en la órbita de la Secretaría Nacional de Deporte (SND). Creada el 24 de octubre de 1968 con el nombre de Comisión Nacional de Baby Fútbol, pasó a denominarse Organización Nacional de Fútbol Infantil en el año 2000. El decreto Nº 81/001 le asignó la rectoría única del fútbol infantil en el país, que abarca a niños y niñas de entre 6 y 13 años de edad.

Hay 689 clubes (nucleados en 64 ligas); participan más de 60.000 niños, niñas y adolescentes; 8.500 adultos (jueces, entrenadores, preparadores físicos, dirigentes, delegados, etc.) –a los que se suman los familiares de los menores- y convoca a unas 300.000 personas por fin de semana.

Ante la crisis generada por el Covid-19 y en aplicación de sus competencias específicas, el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) designó a la SND y a Onfi como las destinatarias de las 60.000 canastas de alimentos, insumos de higiene y artículos infantiles donadas por el grupo Unidos para Ayudar, formado por más de 20 empresas, productores individuales e instituciones.

“Una canasta, un niño”, dijo en Informativo Carve Fin de Semana el presidente de Onfi, Eduardo Mosegui.

La entidad tiene a cargo la distribución nacional de las canastas, que son un apoyo para “las familias del fútbol infantil” de todo el país, señaló el titular de Onfi.

Mosegui destacó el impacto del fútbol infantil en el tejido social -porque llega incluso a muy pequeñas localidades del Interior- y la importante labor comunitaria que realizan los clubes, “generalmente merenderos”, pero también brindando en muchos casos servicios como “apoyo odontológico o sanitario”.

No todos los clubes están hoy en condiciones de brindar ese tipo de servicios a sus comunidades, pero Onfi se plantea una línea de trabajo para extenderlos en la mayor medida posible.

“Cada persona” que trabaja en el fútbol infantil recibe “una capacitación previa”, que comprende lo futbolístico y otros aspectos, por ejemplo sanitarios y psicológicos, describió.

Dijo en Carve que, “en el Interior profundo”, el trabajo solidario en los clubes de fútbol infantil es realizado por un amplio abanico de personas: por ejemplo, “lo comparten el estanciero y el alambrador del pueblo. Ahí son todos iguales. Todos trabajan por lo mismo, con el mismo fin”.

“Es muy lindo, sinceramente. Es una actividad que a nosotros nos llena de alegría participar en ella”, resumió Eduardo Mosegui.

Otras Noticias