Anmype pide decisiones políticas para apoyar un sector que representa 50-55% de la mano de obra privada ocupada

 Anmype pide decisiones políticas para apoyar un sector que representa 50-55% de la mano de obra privada ocupada

“Es una lástima que Dinapyme no tenga hoy dirección asumida”, porque “es necesaria la figura” y “nosotros, como gremial referente del sector, no tenemos muchos interlocutores” directos, dijo en Informativo Carve Fin de Semana el presidente de la Asociación Nacional de Micro y Pequeñas Empresas (Anmype), Pablo Villar.

Aludía a que –al sábado 2 de mayo- aún no ha asumido funciones un nuevo titular de la Dirección Nacional de Artesanías, Pequeñas y Medianas Empresas.

En el escenario crítico generado por el coronavirus, los empresarios nucleados en Anmype enfrentan (como la enorme mayoría de los sectores de la economía, pero en este caso con tamaño y características que los hacen más vulnerables) un cuadro caracterizado por la merma en las ventas y por lo tanto en los ingresos, y además dificultades de cobranza, lo que provoca que las empresas no tengan cómo cubrir “todas sus obligaciones corrientes” ante entidades estatales (BPS, DGI, UTE, OSE, Antel, etc.) y firmas privadas (alquiler de locales, servicios varios, etc.).

La gremial valora las medidas ya dispuestas por el gobierno –incluso las que benefician a otros sectores, como los monotributistas-, pero las consideran insuficientes.

Solicitan el corrimiento por 60 o 90 días de las fechas de vencimiento de las facturas y que se condone por el resto de 2020 el adelanto de pago del Irae (Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas), porque va a ser un año donde “difícilmente” haya rentabilidad y sería entonces “increíblemente contradictorio” adelantar ese Impuesto, señaló Villar.

Las micro, pequeñas y medianas empresas pagan 25% de Irae. En agosto de 2019 Anmype presentó a los candidatos a la Presidencia sus planteos, que incluyeron franjear el Impuesto: 5% para las micro y 15% para las pequeñas, manteniendo el 25% para las medianas.

“No le puedo poner la mochila de un tipo de 6º de Secundaria a un niño de 2 años y medio. Esa es la situación que hoy tenemos”, dijo entonces Pablo Villar en Carve, entrevistado en el programa Así nos Va, y agregó que sería un cambio “indispensable para darle mayor justicia al sistema tributario”.

Otro de los planteos que Anmype realiza ahora, para enfrentar la crisis generada por el Covid-19, es que las empresas que no envíen trabajadores al seguro de desempleo “tengan una quita en sus aportes patronales”, expresó Villar.

Explicó el sábado 2 en Informativo Carve Fin de Semana que sería “una medida beneficiosa para los trabajadores” y las empresas –“porque de alguna manera mantienen su capacidad operativa”- y “casi beneficiosa o por lo menos neutra para el Estado”.

Lo que “deja de entrar por la ventanilla de cobranza de los aportes patronales” tampoco “sale por la ventanilla del seguro de paro” y, así, “no estaríamos arriesgando la posibilidad de pérdida de empleo, que es una de nuestras preocupaciones mayores”, enfatizó.

Que se dispongan líneas de tasas subsidiadas para las empresas que necesiten descontar cheques es otro de los planteos de la Asociación Nacional de Micro y Pequeñas Empresas.

Además de a preservar los puestos de trabajo, estas propuestas a las autoridades apuntan a que, “cuando la economía ‘arranque’” nuevamente, haya “capacidad de repago de las empresas”, señaló Villar.

Destacó como ejemplos de otros factores positivos dispuestos por las autoridades públicas a los aportes del Inefop (Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional) –“con una propuesta potente de reconversión laboral” para trabajadores de micro y pequeñas empresas- y de la Ande (Agencia Nacional de Desarrollo), que “tiene recursos” económicos y el cometido institucional de “articular propuestas existentes” y “crear otras”.

A nivel institucional “hay una potencia adecuada”, pero “me parece que hay que tomar algunas decisiones, que son bien políticas, como decir: ‘Tengo que invertir (…) mucho más en estos sectores, que están sosteniéndome el 50-55% de la mano de obra privada ocupada’”, y que “no tienen espalda para bancar cuatro, cinco o seis meses sin tener los ingresos corrientes”, afirmó.

Y puntualizó que los empresarios del sector que integra, “cuando entran a un banco” a solicitar créditos, son “los más castigados en plazos y en tasas” de interés.

Definió a las Mypes como “una especie de cantera que tenemos, que forma personal, que crea riqueza” y desarrolla ciertos procesos “de innovación tácita que no son reconocidos” e incluso que “muchas veces no son conocidos” siquiera.

“Hay poderosas razones para que pueda haber más y mejor política pública” y “mayor definición y decisión política de invertir en estos sectores, para generar algunas tablas de salvataje que son imprescindibles”, concluyó Pablo Villar.

 

Otras Noticias