Proyectando el PBI en tiempos de coronavirus

 Proyectando el PBI en tiempos de coronavirus

En una nueva columna del Blog Suma en Informativo Carve del Mediodía, la economista Bibiana Lanzilotta, integrante del Centro de Investigaciones Económicas (Cinve), analizó el impacto que tendrá el estado de emergencia sanitaria por el coronavirus en la economía nacional.

Lazilotta, quien llevó a cabo esta investigación junto al también economista e investigador del Cinve, Rafael Paganini, destacó que “esta crisis afecta la precisión predictiva de los modelos económicos”.

De acuerdo con este trabajo, la evolución del nivel de actividad económica afectará el bienestar de las personas, impactará sobre los sectores más vulnerables y, seguramente, generará nuevas dinámicas sociales.

La economía uruguaya, al igual que la gran mayoría de las economías del mundo, atravesará durante este año por “una fase recesiva”, y la profundidad de la contracción estará vinculada al alcance y a la extensión en el tiempo de las medidas de aislamiento social. También jugará un papel fundamental la ejecución de las inversiones proyectadas para los dos próximos años, ya que no solo amortiguará la caída del nivel de actividad, sino que posibilitará una recuperación que lleve a niveles de PIB incluso más elevados que los previos  a la crisis sanitaria.

Previo a la crisis el Cinve proyectaba para el Producto Interior Bruto (PIB) del presente año un crecimiento de la economía uruguaya para este año en el entorno de 2,5%, predicción que iba  en línea con la de otros analistas. Sin embargo, la actual situación, y en particular las medidas de distanciamiento social, hacen que la calidad predictiva de los modelos se vea afectada, volviéndose inciertas.

A pesar de ello, el análisis predictivo que pueda realizarse, apoyado en la evidencia disponible, puede ser esclarecedor. Por un lado, serviría para brindar un soporte cuantitativo acerca del proceso de contracción económica que se ha instalado en el país, y por otro, al disponer de proyecciones sobre la trayectoria del nivel de actividad, posibilita la identificación de los riesgos que enfrenta la economía como consecuencia de esta inusual crisis por la que está atravesando el país y el mundo entero.

El equipo de seguimiento de coyuntura de Cinve realizó una proyección inicial del impacto previsible que tendrá la crisis sanitaria sobre el nivel de actividad económica en Uruguay. De acuerdo con el estudio, el centro prever una caída del PIB del 4,1% para el presente año y un crecimiento del 6,1% para el año próximo.

El informe añade que “la recuperación posterior podría considerarse algo optimista, pero no debe perderse de vista que la variación proyectada para el año que viene toma como base la abrupta caída que se produciría  en la actividad en este año“.

A su vez, señala que las obras de infraestructura proyectadas logran mitigar la caída del PIB en el presente año y ayudan a fortalecer la recuperación del nivel de actividad durante el próximo, ya que, si se excluye de las proyecciones el efecto de las obras vinculadas con la instalación de la segunda planta de UPM y los proyectos de participación público- privada en materia de infraestructura vial y educativa, la contracción que tendría lugar en 2020 alcanzaría al 6,7% y la tasa de crecimiento de 2021 sería 5,4%.

Sin embargo, el informe argumenta que las proyecciones tienen un sesgo “optimista“, debido a que, en primer lugar, en los modelos estadísticos se han incluido supuestos muy cautos respecto a la intensidad con que se verían deterioradas las proyecciones de las principales determinantes del comportamiento del PIB, como la caída del este en las economías vecinas, contracción de los ingresos de los hogares uruguayos, entre otras.

Por otro lado, se parte del supuesto de que el “día después” del distanciamiento social la economía presentará un funcionamiento similar al que tenía antes de la pandemia. Tampoco se contempla eventuales quiebras de empresas y distorsiones en la actividad de algunos sectores específicos, como los relacionados con el esparcimiento, los espectáculos masivos o los servicios turísticos.

A su vez, se considera que el proceso de construcción de las obras de infraestructura se llevará delante de acuerdo a lo previsto anteriormente, contemplándose apenas una postergación de un trimestre respecto al cronograma original.

Por último, “la predicción de un rebote en ‘V’ en 2021 se apoya, en buena medida, en que se ha considerado que el aumento del desempleo será temporario y se dará predominantemente a través de suspensiones temporales de los trabajadores”, añade el estudio.

Otras Noticias