A diferencia de 2002, uruguayos son optimistas con respecto a una salida de la crisis a mediano plazo

 A diferencia de 2002, uruguayos son optimistas con respecto a una salida de la crisis a mediano plazo

El economista Alejandro Cavallo, director de Estudios Económicos de Equipos Consultores conversó con Informativo Carve del Mediodía sobre los datos del Índice de Confianza del Consumidor (ICC) divulgados este miércoles.

Datos

ICC en marzo cayó 9 puntos respecto al mes anterior. “Este cambio representa la mayor contracción mensual del índice desde que se mide (el mayor descenso se había registrado en  agosto de 2013, -6,2 puntos)”, según destaca el informe del estudio realizado por la Cátedra Sura de Confianza Económica de la Universidad Católica y Equipos Consultores.

En marzo la confianza de los consumidores se desplomó, y se situó “ apenas por encima del límite nivel del moderado pesimismo, con un puntaje de 41,2.

Cavallo explicó que esta caída responde a los efectos de la pandemia, la cual impactó negativamente en la mayoría de los indicadores, aunque en algunos casos lo hizo de forma positiva, como por ejemplo en aquellos indicadores que tienen que ver con las expectativas y las proyecciones a futuro.

En referencia a la “situación económica personal”, hubo una caída de 7,2 puntos respecto al mes anterior. Los encuestados muestran igual pesimismo cuando se les consulta por la situación económica personal actual y la que visualizan a un año. Sin embargo, al consultarles en un panorama más lejano, la perspectiva mejora.

El indicador que sufrió una caída más fuerte fue el que hace referencia a la “predisposición a la compra de bienes durables” (vehículos, electrodomésticos, viviendas) que descendió 24 puntos, registrando el puntaje más bajo desde que se mide el índice, ubicándose en 7 u 8 puntos en una espala del 0 al 100.

De acuerdo a lo que señaló el economista, muchas familias están reduciendo sus gastos. En varios casos esto corresponde a que cayeron sus ingresos y no pueden sostener ese gasto, pero también se está dando este comportamiento en núcleos familiares que no sufrieron caídas en sus remuneraciones, lo que es claramente un comportamiento del tipo precautorio.

En comparación con la crisis de 2002

“Esta crisis es muy distinta a la de 2002, y los registros de confianza nos muestran que las familias también están leyendo esto”, señaló.

De acuerdo a lo relevado, las personas tienen una visión optimista sobre el futuro del país. Los indicadores marcan que los uruguayos ven una mejora en la situación del país, sensación distinta a la que prevalecía en 2002, indicó.

En esta línea, Cavallo manifestó que “esta crisis va a tener un impacto muy fuerte en el segundo trimestre, pero a partir del tercero o del cuarto, podríamos ver una recuperación muy rápida”.

Otras Noticias