“El miedo es cortoplacista”, advirtió psicóloga sobre el Covid-19, e instó a “pensar alternativas” al encierro

 “El miedo es cortoplacista”, advirtió psicóloga sobre el Covid-19, e instó a “pensar alternativas” al encierro

La directora de la maestría en Psicoterapia de Adultos, Parejas, y Familias, Lorena Estefanell, estuvo en contacto con Informativo Carve del Mediodía, donde habló sobre los efectos colaterales que puede tener el encierro de la cuarentena sobre las personas.

Estefanell invitó al debate sobre algunas de las disposiciones que se han tomado como precauciones sanitarias, e instó a “pensar fuera de la caja”. En el caso de Uruguay observó que, luego de dos semanas de cuarentena voluntaria, la gente comenzó a salir de nuevo a la calle, por lo que concluyó que el mecanismo “no le está sirviendo al sistema”.

Ante esta situación, si bien “sabemos que el no contacto es importante, porque tenemos un montón de información”, lo que debe debatirse es si las precauciones tienen que orientarse “exclusivamente a estar encerrados”, sugirió. Aclaró, sin embargo, que ella respeta la decisión gubernamental, pero insistió en que “la gente encerrada no va a poder sostenerse mucho tiempo más” ya que esto “impacta en la salud mental”.

En este sentido, distinguió entre aquellas personas que tienen recursos para que el encierro no sea nocivo, por ejemplo en los espacios con los que cuenta en su casa, y entre “la gente que está en el límite de los recursos”. Recalcó que “el encierro no es un tema de voluntad; a veces la gente sale de su casa porque es la única forma que tiene de mantener sus niveles de salud mental para aguantar un poco más”.

Destacó, además, que con el arribo del invierno la situación puede complicarse, y que esto también afecta la psiquis de la población. Esto es particularmente importante, por ejemplo, para los niños, que necesitan espacio y movimiento.

“El ser humano nunca puede vivir pensando en morir, las personas se olvidan de la muerte rápido, y nosotros podemos gritarles desde la ventana que son unos egoístas, pero es mucho más simple. Los seres humanos pensamos que somos invulnerables, infinitos. Cuando yo miro en el largo plazo, la gente va a empezar a salir porque el susto se le va a ir, porque el miedo es cortoplacista”, explicó.

La profesional aclaró que, con estas observaciones, no pretende invalidar las medidas tomadas ni definir la correcta ya que, en estas circunstancias, “no hay una sola medida válida”. Aún así, consideró que profesionales de la salud mental deberían estar “en la mesa” de decisión, ya que su perspectiva puede ayudar a buscar alternativas que atiendan a las condiciones psicológicas de la gente.

“Nuestra idea de salud sigue siendo puramente biologicista. Todo el mundo está pensando en cómo no tener un virus, y nadie está pensando en cómo vivir una pandemia con el mayor nivel de bienestar posible, que esa es la definición de salud”, expresó.

Otras Noticias