Defensora del vecino: “La voz de Pocitos se escucha más fuerte porque tienen más comodidad para gritar”

 Defensora del vecino: “La voz de Pocitos se escucha más fuerte porque tienen más comodidad para gritar”

María Elena Laurnaga es socióloga y politóloga. Fue diputada por el Partido Socialista y es, desde fines de mayo, la nueva titular de la Defensoría del Vecino de Montevideo. “Mi principal interés es fortalecer dos roles de la Defensoría: uno es el ejercicio de la articulación entre intereses de los ciudadanos y las ciudadanas, el Estado y el sistema político, el otro es darle voz a lo que no tiene voz, o no tiene una voz tan fuerte”, sostuvo Laurnaga.

Uno de los objetivos de la nueva defensora de los vecinos de Montevideo es tratar que la oficina “no sea solamente un buzón de quejas”. “Siento que se conoce más ese rol, pero ha tenido un rol bastante más amplio. Mi preocupación es que la defensa de los derechos de las personas no sea individual, que no sea un trabajo de reivindicaciones individuales sino contribuir también a dirimir aquellos conflictos sociales que aparecen entre empresas y usuarios, entre ciudadanos y grupos de interés e incluso con el sistema político”, señaló.

“Digamos que hay una linea que es el buzón de quejas, hay una linea que es el apoyo y la contribución a que las políticas publicas de carácter departamental sean mas eficaces, pero hay otra linea interesante que se ha desarrollado poco que es de sugerencias normativas”, consideró Laurnaga y agregó: “la Defensoría podría contribuir también con la Junta Departamental y la Intendencia en la reformulación o formulación de normas municipales”.

Los principales reclamos que recibe la Defensoría del Vecino están vinculados a la poda, problemas entre vecinos, perros y ruidos molestos. “Creo que la Defensoría tiene que trabajar también en aquello que no llega, tal vez porque son las personas más vulneradas o que tienen menos voz”, dijo Laurnaga y agregó: “La voz, e incluso la agenda de temas, que plantean los vecinos es diversa”.

“En Pocitos tienen resueltos todos los problemas de necesidades básicas de los hogares, en otros municipios como en zonas rurales de Montevideo, en el Municipio A, en zonas del Municipio F, en una parte del Municipio E, las dificultades de la gente para acceder a la satisfacción de las necesidades básicas es mayor”, indicó Laurnaga y agregó: “La voz de los vecinos también es distinta. Seguro que la voz de los de Pocitos se escucha más fuerte, porque tienen más comodidad parta gritar y tienen más posibilidades de acceso los medios; la voz de los vecinos del Montevideo rural o de algunas zonas del Municipio G, por ejemplo, es menor”. Para la defensora del vecino es en esas zonas donde “la institucionalidad tiene que hacerse cargo de ampliar esa voz”. “Una de mis aspiraciones, y las de mi equipo, es equipararlo”, dijo.

Laurnaga consideró que una forma de atenuar las desigualdades que existen entre los municipios es la redistribución del presupuesto departamental. “Me parece que ese es un mecanismo de regulación global, la Intendencia tiene competencias para intervenir más en una zona u otra y equiparar las inequidades”, sostuvo.

Laurnaga se refirió a la resistencia que opusieron ediles de la oposición ante su elección para el cargo y consideraron que no tiene “la suficiente independencia” para enfrentarse a una intendencia que pertenece a su partido. “Las resistencias son de la oposición porque no soy del Partido Nacional concretamente”, dijo la defensora y agregó: “Le he demostrado al Partido Nacional, al Partido Colorado y a mi propia fuerza política de origen absoluta independencia”.

“Defiendo mi responsabilidad profesional, que es previa a mi compromiso con el gobierno del 2005 a 2010 en OPP y de 2010 a 2015 en el Parlamento”, dijo Laurnaga y consideró que en Uruguay “no hay grietas”: “Puede haber diferencias del punto de vista ideológico, pero no hay grietas y nos las inventemos”.

Escuche la entrevista completa:

Otras Noticias