¿De qué se trata el programa de atención a extranjeros y migrantes en las cárceles uruguayas?

 ¿De qué se trata el programa de atención a extranjeros y migrantes en las cárceles uruguayas?

Hay casi 10.900 privados de libertad en todos el país. De ellos, 333 son extranjeros y también están cumpliendo sus condenas en Uruguay. El Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) creó el Programa Específico de Atención a la Población Extranjera y Migrante para atender a estos presos, que muchas veces requieren un abordaje diferente.

Los extranjeros representan el 3% de la población que vive en las cárceles uruguayas. La mayoría de ellos son brasileños (125) y otros 92 son argentinos. En tanto, 100 personas llegaron de otros países de América Latina, mientras que 12 son europeos y cuatro africanos. Al igual que ocurre con los presos uruguayos, la mayoría de estos reclusos son hombres: hay 301. Las 32 restantes son mujeres.

Martín Correa, coordinador nacional del Programa Específico de Atención a la Población Extranjera y Migrante del INR, dijo a Así nos va que bajo la órbita del programa “hay personas en tránsito o que vinieron con un fin delictivo al país, pero la mayoría estaban viviendo en Uruguay” y señaló que “las corrientes migratorias llevan a personas que buscan salidas a situaciones complejas en sus países y llegan a nuestro país sin manejar la lengua”.

“Un uruguayo que pasa por la privación de libertad inmediatamente tiene que adscribirse a nuevos códigos e identificar el manejo intracarcelario, a eso hay que sumar el tema del desarraigo y de un lenguaje diferente. Los coloca en una posición de especial vulnerabilidad”, dijo el responsable del programa y agregó que “la idea de este programa específico es darle visibilidad y seguimiento [a la situación de estos reclusos] y facilitar las comunicaciones entre sus representaciones diplomáticas”.

La mayoría de los extranjeros y migrantes están privados de libertad por delitos vinculados a rapiñas y hurtos (144), delitos vinculados al narcotráfico (82) y homicidios (26). También hay casos de tenentativa de homicidio, tráfico y porte ilícito de armas de fuego, y delitos sexuales. A su vez, hay ocho personas en Cárcel Central esperando su extradición por delitos que cometieron en otros países.

El director del programa sostuvo que no encuentra “una correlación del aumento de la migración de determinados países” con un incremento de los extranjeros y migrantes privados de libertad. Además indicó que en un primer contacto con el recluso se trata de dejar a un lado el delito por el que cumple su condena y se manejan “con la situación de la persona”. “Tenés una persona que tiene una crisis superpuesta: desde la idea de cómo iba a salir [la maniobra delictiva], cómo se frustró, cómo llegó a estar en privación de libertad y en qué condiciones”, señaló.

El Programa Específico de Atención a la Población Extranjera y Migrante cuenta con 27 referentes en cada centro de reclusión que trabajan en conjunto con las direcciones de las unidades. De todas formas, cada referente se encarga a la vez de otros programas dentro del ámbito carcelario. Correa ejemplificó esta situación con el caso de la referente del programa en Comcar, quien “también es referente del programa de deportes, del programa de género y diversidad, y de los emergentes, lo que puede surgir en el día a día”.

“El INR viene trabajando puntualmente en el módulo 8 desde el año pasado”, sostuvo Correa y acotó: “Se entrevistó a la totalidad del módulo 8 [del Comcar]. Es una situación totalmente adversa, nada de lo dicho por el comisionado parlamentario en el habeas corpus es algo que desconozcamos”.

Escuche la entrevista completa:

Otras Noticias