La Upic en busca de un ternero que pese 240 kg a los seis meses

 La Upic en busca de un ternero que pese 240 kg a los seis meses

“El beneficio de la aplicación del destete precoz” está vinculado a la “mayor preñez que se logra en la vaca a la cual se le quita ese ternero”, dijo en El Mercado Agropecuario el Ing. Agr. Álvaro Simeone, director técnico de la Unidad de Producción Intensiva de Carne (Upic) de la Facultad de Agronomía de la Universidad de la República.

No obstante, “revisando material”, en la Upic se trabaja con un enfoque de investigación analítica en un destete precoz “un poquito más ambicioso”, porque, “aparte de mejorar la preñez de la vaca”, se apunta a que el ternero “sea más pesado”, señaló.

Así, se desarrolla lo que en la Unidad se ha denominado Destete Precoz a Corral (DPC) para obtener el beneficio adicional de que el ternero, “en lugar de pesar 160 kilos, a los seis meses pesa 240”, como resultado de “una dieta con alto nivel de concentrado”, agregó en Carve.

“Ahora existen algunas evidencias que nos permiten suponer que ese ternero de destete precoz, ya sea el del destete precoz a pasto como el de destete precoz a corral, por el hecho de tener una fermentación prematura en relación al ternero que seguía lactando, cuando se faena a los dos años puede ser diferente en términos de cantidad y calidad de carne”, manifestó Simeone, que también es Máster en Zootecnia y Dr. en Ciencia Animal.

Sobre esa base, indicó que la investigación científica que realizan en la Upic procura “evaluar el impacto de diferentes formas de destete precoz sobre la cantidad y la calidad de carne que ese ternero destetado precozmente va a generar cuando sea novillo a los dos años”.

En el marco de la iniciativa en curso llamada Cuatro Estaciones en la Upic (consistente en agregar jornadas a campo en verano, otoño, primavera y verano a la clásica actividad de agosto en el Salón Egeo, de Paysandú), se brinda a los productores “que tengan la paciencia y la constancia de venir a todas las jornadas” la oportunidad de ver “la evolución en esos terneros, tanto desde el punto de vista de su eficiencia, de su ganancia de peso, como su evolución de espesor de grasa dorsal y área en el ojo de bife, previendo que posiblemente esas pueden ser algunas diferencias cuando se faenan”, explicó Álvaro Simeone.

Otras Noticias