Más que el stock ovino, “hay que mirar la productividad” y la cantidad y calidad de producto

 Más que el stock ovino, “hay que mirar la productividad” y la cantidad y calidad de producto

Valorizar la lana y la carne ovina de sus productores es el principal objetivo de Central Lanera Uruguaya (CLU), dijo en Carve el gerente general de la cooperativa, Ing. Agr. Diego Saavedra.

Pero la valorización no significa “exclusivamente” pagar un buen precio, sino también “otorgar mucha más seguridad, certeza y previsibilidad” en los negocios, explicó.

El Ing. Saavedra afirmó en El Mercado Agropecuario que los objetivos de CLU a mediano y largo plazo son “el crecimiento de la cooperativa y el desarrollo de nuevas líneas de negocios”, considerando, entre otros factores, que muchos de los productores socios también tienen vacunos.

Central Lanera fue fundada el 17 de setiembre de 1967 por las cooperativas Unión Rural de Flores y El Fogón (de Sarandí del Yí), con el apoyo del Centro Cooperativista Uruguayo (CCU).

Es una cooperativa de segundo grado formada por 16 cooperativas de base, que además trabaja con otras cooperativas y asociaciones de productores -incluyendo una argentina, de la zona de Ayacucho- y constituye, así, una red de 25 entidades en total.

En el sistema de precio promedio participan 1.200 productores y 350 producen corderos pesados. CLU es la propietaria al cien por ciento de Lanera Piedra Alta, una peinaduría con 30 años de existencia.

Alemania, China, Corea del Sur, Irán, Italia, Japón y Turquía son algunos de los principales mercados en los que Central Lanera coloca su producción.

La cooperativa produce lanas que van de 13 micras y media -“lo más fino de Uruguay y Sudamérica”, resaltó Saavedra- hasta 32 micras.

También destacó que, en lo relativo a sanidad, en CLU se está trabajando una línea genética de resistencia a parásitos “altamente promisoria”, que se desarrolla bajo el asesoramiento, “como siempre”, del Dr. Raúl Ponzoni, un genetista uruguayo residente en Australia con prestigio internacional.

Respecto a la situación del rubro ovino en general, Diego Saavedra manifestó que “puede parecer un sector que está muy estático y gradualmente declinante en el stock”, pero en realidad presenta “cambios muy importantes”.

Estos cambios se registran “en lo tecnológico, en los tipos raciales -las razas disponibles-” y además porque, “en zonas donde ya no estaba, está volviendo de la mano de los puentes verdes” o, en Canelones, “de la mano de pequeños productores familiares que ven en el ovino una muy buena alternativa” o, quizás, “la mejor que tienen”, detalló.

Diego Saavedra -que es el gerente general de CLU desde marzo de 2006 pero lleva 23 años de trabajo en la cooperativa- subrayó que observar al sector ovino nacional solamente por el stock de animales es “una visión muy estática”.

“Hay que mirar la productividad, hay que mirar la producción que sale de los ovinos que pastan en el país. Qué cantidad y calidad de lana se produce. Qué cantidad y calidad de carne se produce”, concluyó el Ing. Agr. Diego Saavedra.

 

Otras Noticias