“La gente en Nicaragua tiene poquísima credibilidad en Rosadilla”, según periodista local

 “La gente en Nicaragua tiene poquísima credibilidad en Rosadilla”, según periodista local


El exministro de Defensa, Luis Rosadilla, fue enviado a Nicaragua por la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA), encabezada por Luis Almagro. El extupamaro está viviendo en el país centroamericano desde el mes pasado.

“Él viene para evaluar la eventual participación de la OEA en el proceso de negociación” con el gobierno de Daniel Ortega, afirmó el ex embajador nicaragüense en Estados Unidos Carlos Tünnermann. Esas fueron las únicas explicaciones que se dieron sobre la presencia de Rosadilla en Nicaragua, ya que el uruguayo no quiso hacer declaraciones públicas al respecto.

Nicaragua vive una crisis desde que en abril de 2018 miles de personas salieron a las calles del país en protesta por los cambios en el sistema de seguridad social. Las manifestaciones acabaron convirtiéndose en pedidos de renuncia al presidente Ortega, en el poder desde hace 12 años. Esta crisis social y política dejó más de 320 muertos en el último año, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Sin embargo, hay grupos locales humanitarios que elevan la cifra a 560 víctimas, pero el Poder Ejecutivo solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.

Maynor Salazar, periodista del diario nicaragüense Confidencial, dijo a Así nos va que la posición de Rosadilla en la mesa de negociación ha tomado protagonismo y señaló que hay poca confianza en el mecanismo de negociación – que actualmente se encuentra detenido – por parte de la ciudadanía.

“Se reinstala la mesa de negociación y Almagro decide que Rosadilla sea su representante en Nicaragua, siempre con un bajo perfil. Sin embargo esto cambió poco a poco y se convirtió en uno de los principales testigos, a pesar de que Almagro había comentado que no iban a estar tan presentes en la mesa hasta que Daniel Ortega liberara a todos los presos políticos, algo que no ha sucedido porque hasta el momento solo ha excarcelado a un número poco mayor a 200 personas, quedan todavía en prisión más de 650”

“El papel de Rosadilla vino aumentado y de repente lo vemos participando en la mesa de negociación, siendo el testigo, siendo el que iba controlando los hilos de esta negociación junto con el embajador del Papa en Nicaragua”, dijo el periodista y señaló que ambas figuras “eran los principales representantes para darle un poco mas de credibilidad a la mesa de negociación”.

“Resultó un poco chocante para la prensa nacional e incluso para los mismos ciudadanos el hecho de que la mayoría de las veces que ha sido abordado el sr. Rosadilla se ha negado a dar declaraciones”, señaló Salazar y agregó:”En una ocasión le dijo al colega Emiliano Chamorro de La Prensa, ‘yo respeto tu trabajo, tú respeta el mio’; pero nuestro trabajo es preguntar y él está siendo un actor importante dentro de la mesa de negociación.”

“A la ciudadanía le molestó más que luego de esa charla con el periodista lo vieran saliendo del hotel en un vehículo junto al vicealcalde de Managua, que debe ser más sandinista que Daniel Ortega, y juntos se fueron a la inauguración de un Carnaval donde les tomaron fotos”, sostuvo el reportero, quien argumentó que esas fiestas son “una de las actividades que se hacen para tratar de hacer ver normal al país”.

Salazar indicó que el exministro “se ha limitado a la comunicación diplomática de que él es un testigo dentro de la mesa de negociación y que ha estado colaborando para que haya un entendimiento”.

El periodista nicaragüense dijo que en el país “todavía continúa la represión, a pesar de que el régimen de Daniel Ortega se comprometió a espetar los derechos constitucionales en la mesa de negociación” y señaló que “hay un ambiente de represión y persecución” en el país centroamericano.

Escuche la entrevista completa:

Otras Noticias