Para exportar, la fruticultura necesita un apoyo como el que recibió el sector citrícola

 Para exportar, la fruticultura necesita un apoyo como el que recibió el sector citrícola

“La fruta uruguaya es muy buena en cuanto a sabor, en cuanto a calidad intrínseca”, pero “no tiene el aspecto exterior tan cuidado como la chilena o como la peruana”, debido a “condiciones climáticas fundamentalmente”, explicó en Carve el presidente de Jumecal, Mario Fernández.

Perú y Chile son fuertes exportadores en el rubro. Para el sector frutícola uruguayo en general, la colocación externa no es fácil de emprender, estabilizar y consolidar.

En el caso de Jumecal -una cooperativa que está cumpliendo 54 años de vida-, ha colocado sobre todo peras -y también manzanas- en Brasil e Italia, pero con producción sobrante y sin regularidad en el tiempo.

Con más de cien socios y un área de influencia superior a 2.300 hectáreas, la firma -cuya sigla significa Juventud Melilla Cooperativa Agraria Limitada- reúne el 30 por ciento de la producción nacional de manzanas y el 20 por ciento de la de peras, se informa en su sitio web.

Mario Fernández señaló en El Mercado Agropecuario que “a veces Uruguay no tiene los volúmenes suficientes para mantener un mercado abierto en forma permanente. Es una gran limitante que tiene Uruguay”.

El país “no ha superado determinados límites productivos que le permitan mantener abierto un mercado en forma permanente. Y eso en el comercio es clave. Nadie te va a comprar un año sí y después el otro no”, subrayó.

La fruticultura necesita medidas gubernamentales como las que se han adoptado en el caso de la citricultura, que fue apoyada “fuertemente” y pudo convertirse en “netamente exportadora”, porque lo que comercializa en el mercado interno “son mínimos porcentajes con respecto a lo que se exporta”, dijo el presidente de Jumecal.

 

Otras Noticias