¿Quiénes resultan ganadores de la cumbre frustrada entre Kim Jong-un y Donald Trump?

 ¿Quiénes resultan ganadores de la cumbre frustrada entre Kim Jong-un y Donald Trump?

La cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte se interrumpió este jueves de forma abrupta en Hanói (Vietnam). Tras dos días de reuniones, la cita entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, acabó repentinamente.

“Corea del Norte quería que se levantaran las sanciones por completo y no podíamos hacer eso”, justificó Trump esta mañana en conferencia de prensa, y dijo que el conflicto entre los dos países requiere “tiempo” para ser resuelto. El mandatario norteamericano aseguró que Kim se ha comprometido a que Corea del Norte no va a hacer más pruebas nucleares.

Hasta poco antes del anuncio del fin de la cumbre, el ambiente de ambas delegaciones era de optimismo. De hecho, Trump definió su relación con el líder norcoreano como la de dos “enamorados”, lo que llevaba a pensar que la segunda y última jornada de sus negociaciones sobre desnuclearización, en el histórico hotel Metropole de Hanói, podía terminar con un acuerdo.

Los dos líderes mantuvieron primero una reunión a solas, por 45 minutos, asistidos únicamente por sus intérpretes. Más tarde se les sumaron sus respectivos equipos para una sesión negociadora de dos horas. Sin embargo, algo no salió como se había previsto.

Andrés Raggio, licenciado en Ciencias Políticas y doctor en Estudios Internacionales, dijo a Así nos va que ambos países tenían expectativas diferentes de este encuentro y una falta de comprensión conjunta sobre lo que significa la desnuclearización. “El gobierno norteamericano, y Donald Trump, entienden que negociar un proceso de desnuclearización significa desmantelar totalmente desde el principio; Corea del Norte entiende todo lo contrario, ve en el final de la negociación la posibilidad de una desnuclearización efectiva”, señaló Raggio e indicó que el objetivo primario del gobierno norcoreano es conseguir que se destraben las sanciones antes de llegar al final del proceso.

“Esta reunión que ha terminado de forma abrupta también dio como noticia que Xi Jinping podría colaborar en las negociaciones, de alguna forma se está cediendo un poder que China siempre quiso”, señaló el experto y agregó: “Es un problema que se compra, pero cuando uno tiene aspiraciones hegemónicas tienes que hacerte responsable de los conflictos, es parte de ser el líder”. Raggio subrayó la relación entre Corea del Norte y China: “Hay una hermandad que va mucho más allá de la efímera realidad del mundo actual, que trasciende a Trump, y que los asiáticos son de respetar”.

¿Quiénes ganan con estas dos cumbres absolutamente fallidas? Para el analista hay dos grandes vencedores: Kim Jong-un y Xi Jinping. “Kim Jong-un pasó de ser un líder absolutamente despótico para la comunidad internacional, de un país absolutamente aislado, a ser un tipo que tiene aires de negociador y que el presidente de Estados Unidos dice que es un gran tipo y tiene en su poder la posibilidad de hacer a Corea del Norte ‘grande otra vez'”, consideró Raggio y agregó: “El segundo favorecido es Xi Jinping (…) gracias a Trump podría participar en eventos de esta envergadura que posicionarían a China como un conciliador internacional”.

Raggio dijo que la postura de Trump fue insistir en la posibilidad de que Corea del Norte sea una Vietnam del sigo XXI: “Un país con un partido único – comunista – que no ha perdido su estructura desde el punto de vista político, pero sí ha perdido del punto de vista económico la capacidad de tener tanta injerencia en la economía del país”. “Esta postura de que Corea del Norte podría tomar el estilo vietnamita era su golpe, su propuesta”, concluyó.

Escuche la entrevista completa:

Otras Noticias