Raquel Dioni, la uruguaya que trabajó con Cuarón en Roma

 Raquel Dioni, la uruguaya que trabajó con Cuarón en Roma


La película Roma, del director mexicano Alfonso Cuarón, se ganó los corazones de los espectadores de todo el mundo. A pesar de su estreno pautado en varias salas—entre las que se incluyó Cinemateca—, el filme terminó volviéndose popular gracias a su difusión en Netflix. Así, una película mexicana, grabada en blanco y negro, y que podría presumirse para un “ojo experto”, terminó atrayendo a millones de personas alrededor del globo.

Ambientada a principios de la década de 1970, la película es una ficción a partir de los recuerdos de la infancia de Cuarón en el barrio Roma de la Ciudad de México. La historia cuenta la vida de una familia de clase media y Cleo, una trabajadora doméstica. Cuarón basó el guion en sus propios recuerdos de la infancia y en Liboria “Libo” Rodríguez, la trabajadora doméstica de su propia casa, que realizó su crianza y a quien dedicó el filme.
El largometraje ganó galardones en distintos festivales, pero marcó historia por su nominación a Mejor película en los Premios Oscar de este año, convirtiéndose en el primer filme de habla hispana en competir por ese galardón. De las 10 nominaciones que tenía, la historia de Cuarón terminó llevándose tres: Mejor película de habla no inglesa, Mejor director y Mejor fotografía.

María Raquel Dioni, cineasta uruguaya y segunda asistente de dirección en Roma, vive y trabaja en México desde hace 18 años. Estudió en la Escuela Multidisciplinaria de Arte Dramático (EMAD) y en la Escuela de Cine de Cinemateca y habló con Así nos va sobre su carrera y la experiencia del rodaje de Roma.

“Cuando salí de Uruguay yo tenía clarísimo que quería hacer cine, no sabía bien en qué, pero tenía ese amor y esa pasión por el cine que por suerte todavía tengo”, dijo Dioni y confesó que la clave es “insistir en algo en lo que te gusta”. La cineasta llegó a México golpeando puertas, y en poco tiempo consiguió un trabajo en el área de Arte gracias a un mexicano con el que ya había colaborado en un cortometraje.

“Alfonso por 20 años no estuvo en México, cuando vino a filmar agarró un equipo de dirección y una semana antes de empezar lo cambió; ahí llaman a René Villareal, el primero de dirección, que fue amigo y compañero de trabajo de él hace 30 años”, relató Dioni y agregó: “Yo trabajo de primera, pero al único que asisto es a René Villareal, él me llamó”.

El rodaje de Roma no fue fácil. “Estábamos con una semana de preparación para este monstruo, y no cualquiera lo podía hacer”, dijo Dioni y reveló que “no había guión”, lo que lo hacía más difícil. “Yo tenía guión y el primero de dirección tenia guión, pero muchísimos del equipo técnico no”, dijo la uruguaya y agregó: “Creo que fue por la forma en que [Alfonso Cuarón]quería dirigir actores, y fue fantástica”. Dioni explicó que a veces los actores de la película tenían los diálogos el día anterior al rodaje, y si no pasaban la letra en al momento de filmar. “Llegaban al set sin saber qué iba a pasar, es la forma en que [Cuarón] quiso dirigir esto, de forma magistral”, sostuvo.

Una de las particularidades de la película es la elección de Yalitza Aparicio para el rol protagónico, en el que interpretó a Cleo. Cuando se realizó el casting, Aparicio recién había terminado sus estudios como maestra preescolar y nunca había trabajado como actriz. Dioni dijo que “es una mujer extremadamente inteligente con una fuerza interna increíble” y destacó su crecimiento durante los 109 días de rodaje: “Fue creando su propio personaje sin un guión, Yalitza Aparicio se merecía el Óscar; siento mucha admiración por ella, es una mujer increíble”, sostuvo la uruguaya.

Roma no ganó como mejor película, en su lugar el reconocimiento fue entregado a la norteamericana Green Book. “Todos los festivales de cine, del más chiquito al más grande, tienen un fundamento monetario y mucha política atrás. Para mí fue como decirle a Netflizx ‘todavía no’”, dijo Dioni.

Luego de Roma, la cineasta uruguaya sigue trabajando con base en México; apostando a una serie de TNT y varios proyectos con Netflix. Y espera que la gigante del ‘on demand’ siga con el camino que comenzó con Roma, y que permita que también las salas de cine exhiban los largometrajes, para no matar a la industria.

Otras Noticias