Denunciante de torturas en dictadura es “partidario de una salida como la de Sudáfrica”

 Denunciante de torturas en dictadura es “partidario de una salida como la de Sudáfrica”

Elso Dandrau, uno de los denunciantes por torturas en el Batallón de Ingenieros N°4 de Laguna del Sauce, dijo que “hay que dar garantías de que [los militares] no van a ir presos” para que “digan lo que hicieron”.


Dos militares retirados fueron procesados con prisión por los delitos de abuso de autoridad y privación de libertad durante la dictadura. Habían sido denunciados por detenciones ilegales y torturas en el Batallón de Ingenieros N°4 de Laguna del Sauce en 1974.

La jueza María Verónica Pena Molina procesó a los militares retirados Plácido Gregorio Amorín Eraso y Artigas Walter Rivera Bianchi. Fue el fiscal especializado en crímenes de lesa humanidad, Ricardo Perciballe, quien había pedido en mayo de 2018 el procesamiento de seis personas —cuatro militares retirados, el juez Julio Antonio Rechera y el médico José Luis Braga— por delitos cometidos en esa unidad militar de Maldonado.

Según informó La Diaria, la causa fue iniciada gracias a una denuncia de Luis Roberto García Píriz y otros compañeros, que fueron detenidos ilegalmente entre 1974 y 1975. Los hombres fueron trasladados al batallón y “sometidos allí a tratos crueles e inhumanos (…), en el marco de un ataque sistemático por parte de agentes del Estado”, afirma el expediente.

Fueron recabadas las declaraciones de 28 víctimas que vivieron en carne propia las detenciones, los castigos físicos y psicológicos. En el fallo se señala que “los relatos son coincidentes”, y que “se trata de testimonios eficaces que dan cuenta de privaciones de libertad por largos períodos de tiempo en el referido batallón y el sometimiento a tratos crueles, inhumanos y degradantes”. Los dos militares procesados “negaron los hechos”, según el fallo, pero sus declaraciones “no resistieron la prueba recolectada, la cual fue positiva en cuanto a los hechos inicialmente imputados y participación activa de los indagados”, escribió la magistrada.

Elso Dandrau estuvo ocho años detenido en el Penal de Libertad, pero antes estuvo cuatro meses en el Batallón de Ingenieros n°4 de Laguna del Sauce. “Mis delitos son reunirme en la casa de alguien, tirar volantes, pegar papelitos en lugares cuando no nos veían, imprimir panfletos, y me hicieron decir que había robado un mimeógrafo”, dijo Dandrau a Así nos va y agregó: “Cuando terminó la tortura, que consiguieron una declaración, me trasladaron al Penal de Libertad”.

El denunciante contó que en el batallón “se aplicaba el submarino, la picana eléctrica, golpizas, hubo gente a la que le hicieron simulacros de fusilamiento y el llamado plantón, que lo usan para que la persona permanezca despierta y esa privación del sueño altera la personalidad”. “Yo, por ejemplo, estuve cuatro días parado y durante esos cuatro días un sargento me daba golpes en el hígado porque había tratado de mirar por la capucha; cuando terminó no podía respirar”, relató.

Dandrau dijo que los militares retirados Amorín y Rivera “son las dos personas contra las que se pudo configurar que existen delitos” pero que “el tema no son esos dos militares, el tema es cómo se realizaba de forma sistemática un procedimiento contra las personas”. “Mi problema no es que metan a prisión a 10, 20 o 30. Lo que se puede esperar con el tiempo que ha pasado y la omisión que ha tenido la institución es que el Ejército Nacional se haga cargo”, sostuvo.

“El problema es sistemático, si esperamos del gobierno y de las Fuerzas Armadas nos equivocamos”, consideró Dandrau y agregó: “Yo soy partidario de una salida como la de Sudáfrica”.

Durante la ceremonia de asunción su cargo como jefe del Estado Mayor de la Defensa (Esmade), el general Alfredo Erramún, fue consultado por la prensa acerca de su postura sobre la búsqueda de los desaparecidos de la dictadura uruguaya, y respondió que una “solución” podría ser aplicar en Uruguay el “modelo sudafricano”. En Sudáfrica, luego del apartheid, se acordó no castigar a los responsables de crímenes de lesa humanidad a cambio de que facilitaran información sobre las víctimas. “El hecho es dar garantías a los testigos para que puedan hablar”, dijo Erramún en el mes de enero.

“Creo que acá cuando lo dicen es humo”, sostuvo Dandrau pero señaló que “cuando las personas en Sudáfrica se enfrentaban a la víctima era un proceso de sanación de la sociedad”. Para el expreso político “un tipo que hizo las cosas que hicieron una cantidad de militares no se lo puede contar a nadie” y “no es un problema solo de salvarse” sino que “hay cosas de las que uno no se puede querer acordar”. “Estoy seguro de que el sargento Amorín no se quiere acordar”, sostuvo.

“Como soy una persona que no tiene ninguna trascendencia política lo puedo decir, sé que esto genera mucha contrariedad en mucha gente, pero creo que hay que dar garantías de que no van a ir presos y que digan lo que hicieron”, concluyó Dandrau.

Escuche la entrevista completa con Elso Dandrau:

Otras Noticias