Cancillería y Fuerza Aérea evaluarán posibilidad de repatriar uruguayos desde Venezuela en avión presidencial

 Cancillería y Fuerza Aérea evaluarán posibilidad de repatriar uruguayos desde Venezuela en avión presidencial


La Cancillería mantendrá una reunión la próxima semana con autoridades de la Fuerza Aérea para evaluar la posibilidad de que el avión presidencial traslade a los dos uruguayos que pidieron ser repatriados de Venezuela. Fuentes del gobierno confirmaron a Así nos Va que el encuentro está siendo gestionado por altas autoridades de ambas instituciones.

El avión presidencial, que fue adquirido durante este período por un valor de US$ 1.010.000, no tiene la autonomía suficiente para llegar a Isla Margarita, donde están los compatriotas que solicitaron el traslado. La única aeronave que podría hacer un vuelo directo es Hércules, que tiene capacidad para 90 personas, pero desde la Fuerza Aérea explicaron a Así nos va que “no tendría sentido” mover ese avión para repatriar solamente a dos personas. Por lo tanto, el avión presidencial se transformó en la mejor opción en este caso, ya que cuenta con ocho asientos y es pequeño. Las fuentes informaron que el vehículo puede volar —como máximo— 5.000 kilómetros sin parar, si bien debe mantener un “colchón de seguridad” ante la posibilidad de que ocurra un imprevisto.

El destino más lejano al que puede llegar esa aeronave es Lima (Perú), cargar combustible y luego retomar el vuelo hacia Isla Margarita. Además de la capital peruana, otras opciones de escala que se manejan son Asunción (Paraguay) o alguna ciudad en Amazonas, Brasil. De Montevideo a Isla Margarita hay 7.000 kilómetros de distancia. Si Cancillería y la Fuerza Aérea no se pusieran de acuerdo, los pacientes deberían realizar dos escalas en vuelos comerciales: Isla Margarita – Caracas, Caracas – Panamá, Panamá – Montevideo. En todos los casos, tendrán que contar con un permiso médico para realizar el viaje.

Antes de concretarse el traslado en el avión presidencial, los jerarcas uruguayos deben cerciorarse con sus pares venezolanos de que las pistas en ese país estén en condiciones para recibirlo. Esta es una de las aeronaves más rápidas con las que cuenta Uruguay y su rendimiento es superior al de otros aviones de la Fuerza Aérea.

En este caso, por tratarse de un vuelo privado, las fuentes afirmaron que “es muy probable” que los dos uruguayos repatriados no deban devolver el dinero invertido al fondo solidario de Cancillería. Cuando se utilizan vuelos comerciales, los compatriotas tienen hasta 12 meses para reintegrar el monto que haya sido utilizado para repatriarlos.

El Observador informó a principios de enero que el avión presidencial participó en 10 de los 43 vuelos sanitarios que hubo en 2018. En dos ocasiones, la aeronave viajó a Argentina y Brasil para trasladar pacientes uruguayos que necesitaban asistencia médica de urgencia.

El avión fue hasta Buenos Aires a fines de 2017 para que se le instalara una camilla. La operación, que costó US$ 90.000 más, fue el puntapié que utilizó el gobierno para insistir con que no se trataba de un avión presidencial sino de uno “multipropósito”. Esto se debió a las polémicas que generó la compra desde el principio, cuando se supo que Presidencia negociaba con el empresario Carlos Bustin para adquirirlo.

Otras Noticias