La Unidad de Biotecnología aporta “conocimiento biológico intensivo” a todo el Inia

 La Unidad de Biotecnología aporta “conocimiento biológico intensivo” a todo el Inia

“Nos enfrentamos a un escenario mundial de recursos naturales finitos que obliga al uso cada vez más eficiente y sustentable de sus recursos naturales -principalmente suelo y agua- y en un contexto de cambios climáticos significativos y potencialmente irreversibles, sumado a una continua pérdida en biodiversidad que amenaza la estabilidad de los sistemas biológicos”, se advierte en el espacio de la Unidad de Biotecnología en el portal del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (Inia).

Se agrega que “la motivación de los proyectos en agrobiotecnologías de Inia se orienta a la aplicación de una investigación para la innovación, partiendo desde la demanda del sector productivo y empleando la ciencia para favorecer la competitividad del sector”.

La estrategia del Inia en agrobiotecnologías consiste en “mejorar la base de conocimientos y fomentar la innovación para lograr aumentos de la productividad al tiempo que considera el uso sostenible de los recursos y aliviar la presión sobre el medio ambiente”.

El Ing. Agr. y Dr. en Biología Marco Dalla Rizza, coordinador de la Unidad, explicó en El Mercado Agropecuario que se trabaja “formando equipos” para aportar “conocimiento biológico intensivo”.

La Unidad de Biotecnología tiene su sede en la Estación Experimental Las Brujas, pero cuenta con laboratorios en las otras cuatro Estaciones del Instituto (La Estanzuela, Tacuarembó, Treinta y Tres y Salto Grande) y trabaja para todos los programas nacionales de investigación del Inia.

“Interactuamos” con los programas a nivel animal, vegetal y microbiano, “al servicio del mejoramiento genético, que es el cerno del quehacer de Inia en forma general”, afirmó Dalla Rizza en Carve.

Respecto de los microorganismos del suelo, o los que están en los animales o en las plantas, señaló que “muchas veces, a través de los años, los hemos visto como adversarios, como patógenos” pero “también cumplen un rol nutritivo, cumplen ciclos biológicos y de alguna manera tienen un rostro también más amable, más amigable”, que es “de mucho uso para las actividades agropecuarias”.

El coordinador de la Unidad de Biotecnología del Inia resaltó el trabajo que se realiza en la Plataforma de Bioinsumos del Instituto -“grupo liderado por Nora Altier”-, por ejemplo para “emplear comunidades microbianas de suelo que tienen capacidad de hacer disponible el fósforo para las plantas”.

Explicó que “el fósforo en el suelo tradicionalmente siempre fue considerado como un nutriente que es inmóvil, que se fija rápidamente a las estructuras del suelo” pero “sabemos que el contenido de fósforo orgánico en los suelos es alto, y ahí podemos emplear microorganismos que están presentes en el suelo y que tienen un efecto de liberarlo y disponerlo para las plantas”.

 

Otras Noticias