Nelson Villarreal: “La llegada de migrantes amplía la posibilidad” de generar empleos

 Nelson Villarreal: “La llegada de migrantes amplía la posibilidad” de generar empleos


El mes de Diciembre estará dedicado a la reflexión sobre los Derechos Humanos. La llegada masiva de inmigrantes al país, la llamada agenda de derechos, la violencia contra mujeres y niños, la trata de personas, y la discriminación son temas que representan desafíos para el país pero particularmente para la Secretaría de Derechos Humanos de Presidencia de la República.

El secretario de Derechos Humanos, Nelson Villarreal, dijo a Así nos va que entre 2015 y 2018 han llegado 50.300 personas a Uruguay, de lo que la mayoría son argentinos. El secretario enfatizó en la necesidad de abordar los “desafíos” vinculados con la inmigración desde tres planos: “primero qué implica proporcionalmente en el proceso poblacional, después el aluvión que desafía la estructura burocrática del Estado y lo en tercer lugar que tiene que ver con lo que entendemos en el imaginario colectivo que implica la migración para un país en su capacidad de desarrollo”. “Uruguay es un país básicamente generado por aquellos que bajaron de los barcos, pero no bajaron de la misma manera los que fueron esclavizados, los comerciantes o los que escaparon de un holocausto”, dijo Villarreal.

“Hay que preguntarse por qué a veces en los factores políticos o en la sociedad comienza a emerger la idea de xenofobia o discriminación, tiene mucho que ver con el miedo a lo distinto que hay que trabajar y desde la Secretaría tratamos de abordarlo”, señaló Villarreal y agregó que “la política pública tiene que instalar un proceso donde se vincule a todos los que llegan a los derechos que están garantizados para todos por igual”.

Según el secretario de Derechos Humanos una de las preocupaciones de algunos uruguayos ante la llegada de inmigrantes es el empleo. “Uruguay está en un momento de meseta de empleo, entonces personas con trabajos poco calificados o profesionales pueden verse desafiados por la llegada de migrantes. Las personas le temen a lo distinto por miedo a que le quiten su espacio”, dijo Villarreal y acotó: “la llegada en la década del 40 y 50 permitió masa crítica para generar empleo por tanto más que quitar empleo la llegada del migrante amplía la posibilidad”.

En cuanto a la situación de las personas que viven en la calle, Villarreal consideró que “ha habido una variación de las personas en calle” y dijo que “hay un componente de personas por temas de salud mental, expresos y drogodependencia; lo que se está consolidando en situación de calle son colectivos nuevos que muestran vulnerabilidades y fragmentación en la sociedad uruguaya”. “Es distinto a lo que fue lo socio-económico del 2002, la respuesta es mas compleja”, sostuvo. El secretario señaló que “dormir en la calle no es un derecho, pero la persona tiene derecho a movilizarse y estar en la calle” y agregó: “Se violentaría la dignidad de la persona si no se le dan las condiciones para poder resolver su situación de acceso a vivienda, alimentación, salud y educación. Si es un derecho de todos la política pública tiene que seguir trabajando en cuáles son los instrumentos para que estas personas encuentren un lugar donde poder habitar que los dignifique”.

Por otra parte, Villarreal dijo que “el derecho de las personas a demandar un medicamento que le permita atemperar una enfermedad debe ser conciliado son la viabilidad que permite concretar estos derechos”. “El marcado transforma [los medicamentos] en una bien económico que tiende a presionar la capacidad de los estados para enriquecer a los laboratorios”, indicó el secretario y agregó: “La política pública tiene que demostrar que año a año funciona mejor. Eso esta ocurriendo[en el acceso a los medicamentos de alto costo]. Es legítimo que una persona que necesita un medicamento lo demande y el Estado tiene que encontrar la forma de resolverlo”.

Sobre la situación de las cinco familias sirias que en 2014 llegaron a Uruguay escapando de la guerra en su país, Villarreal señaló: “si lo miro porcentualmente el 80% está inserto. Están insertas con la vulnerabilidad de cualquier familia con tantos hijos y dificultad idiomática”. Además dijo que “es una lástima” que una de las familias sirias retornara a su país porque “no hubo la posibilidad desde la sociedad o el Estado de darles una alternativa”.

Escuche la entrevista completa:

Otras Noticias