La bioeconomía aporta 14% del PBI de Alemania

 La bioeconomía aporta 14% del PBI de Alemania

“La Unión Europea ha estado muy involucrada en la bioeconomía en general, y la define como la producción de recursos biológicos renovables y la conversión de estos recursos (y también los desperdicios) en productos de valor como alimentos, raciones y productos biológicos”, dijo en Uruguay el finlandés Torsti Loikkanen, del Centro de Investigación Tecnológica de su país, cuya sigla es VTT.

En la conferencia sobre “Perspectivas y desafíos de política vinculados a áreas de bioeconomía de base forestal”, Loikkanen agregó que, “si hablamos de la magnitud económica, los alemanes han calculado que la bioeconomía aporta 14% del PBI de Alemania”.

También dijo que la Unión Europea “ha estimado que las estrategias de la bioeconomía y su investigación asociada podrían generar 130 mil puestos de trabajo y 45 mil millones de euros en valor agregado” para el año 2025.

“La bioeconomía es el nuevo paradigma de la ciencia económica. Ha surgido como consecuencia de la alerta ecológica de los años 70, que descubrió al proceso económico como una extensión de la evolución biológica”, ha escrito el francés René Passet, profesor emérito de Economía en la Universidad París-1.
Y ha agregado que, “de esta forma, la economía se sitúa más allá de sí misma y alumbra un nuevo modelo de desarrollo, llamado bioeconómico, que concilia los intereses públicos, privados y solidarios con el interés general”.
A nivel oficial, Uruguay trabaja desde octubre de 2017 para elaborar una estrategia nacional en bioeconomía.

Por medio del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca participa en un grupo de trabajo internacional dedicado a ese ámbito, junto a otros 24 países, organizaciones, universidades y bloques regionales.

Este núcleo de trabajo es producto de un proyecto global que está liderado por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y está financiado por el Ministerio para la Alimentación y la Agricultura de Alemania. La iniciativa se denomina “Hacia la elaboración de directrices sobre una bioeconomía sostenible”.

El lunes 12 de este mes, la Dirección de Planificación de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto organizó el seminario “La planificación para el desarrollo en la transición hacia una economía circular”.

Se abordaron tres temas: “Hacia una economía circular: la experiencia de Finlandia”, “El futuro de las energías renovables, motor para una nueva economía” y “Tendencias globales y nacionales de la bioeconomía forestal”.

Mikko Kosonen, presidente del Fondo de Innovación Finlandés, expuso ese día sobre la estrategia de economía circular en su país.

Quienes promueven la economía circular describen el paradigma de la economía actual como “producir, usar y tirar”. En su lugar proponen “producir, usar y reutilizar”.

Economía circular y bioeconomía comulgan entre sí, y abren muchas oportunidades al sector agropecuario y a las agroindustrias, como generadoras de productos y residuos aprovechables.

Hay que tener “una visión global” del proceso de producción, de modo que “en cada fase de la cadena se tenga en cuenta a la siguiente”, se afirma en un material audiovisual elaborado por la firma española Pixtin.

Más allá de la pertinencia de la transformación y reutilización de los residuos, se apunta a su reducción en volumen. Si desde que se comienza “a idear” un producto se tiene en cuenta su reutilización “podemos evitar el 90% de residuos”, se agrega en el video.

“En vez de producir mucho, producir mejor” y “no se trata de tener siempre cosas nuevas sino de tener cosas que funcionen” son dos de los mensajes fuertes de la economía circular para los sistemas productivos y los consumidores.

Otras Noticias