Agricultura de precisión: “base” para “la competitividad” que implica “más neuronas por hectárea”

 Agricultura de precisión: “base” para “la competitividad” que implica “más neuronas por hectárea”

“Es sorprendente” la cantidad de avances que se observan “mes a mes en nuevas tecnologías”, por ejemplo “sembradoras que van midiendo la materia orgánica en la medida que van pasando por el suelo”, reflexionó en Carve el Ing. Agr. Marcos Guigou, fundador y director ejecutivo de la empresa Agronegocios Del Plata (ADP).

Explicó los pasos y las labores que implica un análisis corriente de materia orgánica (tomar muestras, enviarlas a laboratorio, esperar resultados, etc.), y hoy una sembradora mapea su estado en el propio campo y genera -no un análisis directo sino datos para “una estimación”, puntualizó-, lo que permite tomar decisiones.

El Ing. Guigou subrayó en El Mercado Agropecuario que “la materia orgánica es relevante para la productividad”, que el desarrollo de este tipo de tecnología “va como tiro” en el mundo y que “la precisión y el uso de los datos está siendo algo clave” en el sector productivo.

En cada estado de Estados Unidos se cuenta con información del germoplasma de la soja que permite anticipar su comportamiento “para la eficiencia de producción de carne de cerdo, de bovino”, indicó.

Se pasa de plantar “pensando solo en rendimiento” a vislumbrar “el resultado final de esa soja en kilos de carne”, resumió.

Eso requiere “más neuronas por hectárea, o más gente capacitada por hectárea”, para utilizar los recursos, “que siempre tienen impacto, de la manera más precisa posible”, señaló el director ejecutivo de ADP.

Pese a los serios problemas que enfrenta el agro uruguayo en general, la empresa con sede central en Dolores renueva su apuesta a la agricultura de precisión y la continúa utilizando como “una palanca o como una base para la competitividad, sin duda”, sostuvo.

Este concepto incluye la práctica de “agricultura por ambientes”, donde se parte de establecer las diferencias concretas entre distintas zonas o parcelas de un mismo predio y trabajarlas de acuerdo a sus características específicas, y no sobre la base de datos-promedio.

En los campos que maneja ADP “toda el área está ambientada, toda el área se realiza con fertilización variable”, manifestó.

El Ing. Guigou estimó que el sistema genera “entre 5 y 15 por ciento” de mejora en los resultados y puso como ejemplo de constatación registrada este año que el uso de un producto con tolerancia a sequía “dio la posibilidad de medir el impacto que tiene en los ambientes más restrictivos y fue de cifras de ese tenor, 15, 20 por ciento de diferencia. Y eso es mucho dinero”.

Pensar en una agricultura nacional “que pueda segmentar las zonas de suelo más profundo o las zonas que tienen menos materia orgánica”, y en esos casos aplicar tecnologías “que, a su vez, tienen un comportamiento mejor en condiciones de estrés”, provocará un impacto “acumulativo”, porque la conveniencia “empieza a salir por todos lados”, concluyó el Ing. Agr. Marcos Guigou.

 

Otras Noticias