Arbeleche sobre ajuste fiscal en 2020: “Aumentar impuestos sería una solución equivocada”

 Arbeleche sobre ajuste fiscal en 2020: “Aumentar impuestos sería una solución equivocada”


Lea y escuche la entrevista con la economista, Magíster en Macroeconomía Aplicada y técnica de referencia en materia económica del sector Todos del Partido Nacional, Azucena Arbeleche.

Así nos va: Arbeleche, ¿por qué quiere ser ministra de Economía?

Arbeleche: Quiero un cambio en el rumbo del país, ese es el objetivo. El lugar donde uno va a estar va a ser el mejor lugar desde donde uno pueda aportar, es algo que Luis [Lacalle Pou] me ha ofrecido en la campaña pasada, lo he meditado mucho – no son respuestas que uno pueda dar rápido -, lo he meditado a nivel personal, familiar, con quienes me conocen técnicamente y creo que es un rol que puedo desempeñar pero creo que el verdadero interés no es el lugar sino el cambio en el proyecto país. Si uno puede aportar su granito de arena en ese cambio de proyecto ahí estuvimos y acá estamos con muchas ganas de salir a la cancha y que no quede en asesoramientos al senador o al partido, que el Partido Nacional quede en un lugar mucho más protagonista, llevando las riendas del gobierno, obviamente que en un gobierno de coalición.

Así nos va: En 2016 en una entrevista con Alfredo García en el semanario Voces usted decía que sus hijos, tiene hijos adolescentes, al principio no estaban muy convencidos y no les atraía mucho la idea de que su mamá fuera una figura pública. ¿Se adaptaron después de dos años a esta nueva realidad que usted ha atravesado en los últimos años?

Arbeleche: Sí, se han adaptado. Tengo tres hijos adolescentes, inicialmente cuando les planteé la propuesta de Luis [Lacalle Pou] en 2014 me acuerdo que me dijeron dos cosas: primero, “pero a ti no te gusta la exposición”, y segundo, “mamá tú sos demasiado sensible, todo lo que pase mal lo vas a tomar como que es culpa del Ministerio de Economía”. Creo que los dos argumentos, muy resumidos, reflejan que uno no es de un perfil alto, me gusta mantener un perfil bajo, hablar cuando hay cosas que decir, mantener mucho la privacidad; y por otro lado hay un elemento – que no se asocia tanto con el economista – de sensibilidad muy grande, y no te digo de sentirse responsable, pero lo que uno ve alrededor te impacta y al final del día sabés que la economía es una herramienta y desde Economía se van a distribuir los recursos, y las opciones y decisiones que se tomen pueden estar afectando mucha cosa. Como en el caso de la nota que tenían anteriormente, sin entender las particularidades del problema de la Hepatitis obviamente había presente un tema de costos, y como se distribuyen esos costos es muy importante.

Así nos va: De arranque vamos a despejar la interrogante que muchos de los que nos están escuchando seguramente tengan. Con un déficit fiscal al día de hoy 3.9%, ¿de llegar al gobierno en 2020 entiende que deberá realizarse un ajuste fiscal?

Arbeleche: El déficit de 3.9% tiene que mejorar, eso es indudable. Esto lo manteníamos en la campaña pasada cuando el déficit estaba en 3.5% y la situación ha empeorado, o sea que sin lugar a dudas tiene que mejorar el resultado fiscal. La deuda está creciendo y va a llegar un momento en que no vamos a poder pagar, el esfuerzo del país va a ser demasiado para pagar esa deuda. ¿Cuál es el camino para mejorar ese resultado fiscal? El camino es un gasto diferente, un gasto más eficiente. Corresponde que sea el Estado quien haga ese ajuste, hasta ahora lo que ha sucedido es que desde el 2004 a la fecha sistemáticamente la constante ha sido que el Estado gasta más, el Estado gasta más, el Estado gasta más, se da vuelta y eso se lo tira al sector privado, a las personas, a la gente: ‘tú solucioname este problema, tú financiame a través de tarifas públicas, a través de impuestos’, eso no va más.

Así nos va: ¿Y dónde mejoraría el gasto?

Arbeleche: Me parece que es bien importante este concepto, y diría que en materia económica el lineamiento más importante que planteamos en Flores hacia algunas semanas es este rumbo en la política económica. No puede ser que la política económica se diseñe desde el Estado y que quede como variable de ajuste el sector privado. Esto nos explica una cantidad de elementos de falta de competitividad, y lo que está sucediendo en el mercado laboral. El cambio de rumbo es que la política económica se tiene que diseñar desde la gente, no puede ser la variable de ajuste la gente.

Así nos va: Sin dudas es un cambio grande, pero es importante decir de dónde se va a cortar el gasto del Estado porque hay áreas sensibles en las que se ha incrementado, como la Educación y la Seguridad, ¿dónde usted ve que se puede mejorar el gasto público?

Arbeleche: Yo no diría que la palabra es ‘cortar’ sino que va a haber que usar los recursos más eficientes. Mencionas que hay áreas en las que se aumentó, que son áreas sensibles y así es, pero es bien importante acá que el concepto que hay que introducir es el de eficiencia. Aún en las áreas sociales, aún en lo que se llama gasto endógeno, es necesario ser eficiente. Cuando uno habla de eficiencia me estoy refiriendo a todos los aspectos, todos los gastos del Estado, aún estos que tú mencionas, aún en los gastos endógenos. Por ejemplo, tú mencionas políticas sociales, la Auditoría Interna de la Nación – que es un organismo de contralor del propio Estado – ha llamado la atención en estudios públicos de cómo el Mides transfiere a las ONG partidas sin tener una base de datos que sea confiable. Es importantísimo mantener las políticas sociales, es lo más importante, es el objetivo, el déficit fiscal no puede ser un numerito y un fin en sí mismo, pero es importante que ese dinero realmente llegue a quien tiene que llegar. Hace unos días el Banco Interamericano de Desarrollo publicaba un estudio donde decía que en términos de ineficiencia Uruguay perdía 3.7 puntos del producto, que es muchísimo, y más de la mitad de eso era por lo que llamaba algo así como filtraciones en las prestaciones sociales. Hay que mantener las políticas sociales pero me tengo que asegurar que este dinero que estoy gastando llegue al enfermo y a una mejor educación. Tú mencionas Educación y Seguridad, son todas áreas donde se han destinado muchos recursos pero la discusión – en el caso de Educación por ejemplo – es el número: 6% a la educación. No puede el número ser un fin en sí mismo, esto hay que acompañarlo de objetivos y de mediciones de resultados que se tienen en estas áreas, se ha gastado mucho más dinero y no se han obtenido mejores resultados, entonces la eficiencia tiene que ser transversal a todos los gastos de la administración pública.

Así nos va: Volviendo al punto del ajuste fiscal. Marzo del 2020, usted al frente del Ministerio de Economía en caso de que el Partido Nacional alcance el gobierno, ¿va a hacer un ajuste fiscal? ¿Sí o no?

Arbeleche: Lo dije recién, el déficit fiscal tiene que mejorar.

Así nos va: Está bien, pero se pueden empezar a tomar medidas más a mediano y largo plazo.

Arbeleche: No, no. En primer lugar no habría que esperar a un próximo gobierno para mejorar el déficit fiscal, hoy se podría hacer.

Así nos va: Se podría hacer pero todos los economistas advierten que el gobierno va a estar en piloto automático de aquí hasta que termine.

Arbeleche: En el mejor de los casos, quizás aún se gaste más, estoy de acuerdo; con lo cual como tú planteas el primero de Marzo de 2020 vamos a tener un déficit que al menos va a ser el 4% o el 3.9% que ayer salía del mes de Setiembre.

Así nos va: El gobierno dice que va a entregar el gobierno en un 2.8%

Arbeleche: El gobierno ha dicho muchas cosas y no cumplió ni una de sus proyecciones fiscales. Para el 2018 tenía proyectado en la Ley de Presupuesto un 2.7% de déficit fiscal, luego lo cambió en la última Rendición de Cuentas a 3.3% del producto y hoy estamos en 3.9% del producto. No va a cumplir.
Así nos va: ¿No va a cumplir el gobierno?

Arbeleche: Pero no es algo caprichoso, si uno revisa la trayectoria de lo que han sido todas las proyecciones fiscales el gobierno no ha cumplido ni una de las proyecciones de déficit fiscal, ni una. La contracara del déficit fiscal es que si a mí no me da para cubrir con los ingresos lo que tengo que gastar me endeudo, la contracara del déficit es el endeudamiento. En Uruguay tenemos una ley de tope del endeudamiento que lo que me dice es ‘hasta tal nivel se puede aumentar la deuda neta’. El número de aumento de deuda para 2018 se cambió tres veces, ¿eso es cumplimiento fiscal? No se ha cumplido absolutamente nada. Ahí es claro que el discurso va por un lado, porque si leen lo que presenta el equipo económico en cada rendición de cuentas o si escucha las comparecencias del equipo económico en el Parlamento en teoría hay una gran preocupación por la sostenibilidad fiscal, el discurso ‘nos importa las finanzas públicas’ está desde 2005 pero no se ven los resultados.

Así nos va: Salvo el economista Isaac Alfie – que fue además docente suyo y quien la llevó al Ministerio de Economía – que dijo que precisamente este déficit se resuelve mejorando la eficiencia a nivel del Estado, el resto de los economistas de distintos pelos políticos que públicamente han hablado de este tema en los últimos días advierten que para 2020 indefectiblemente se va a venir una suba de impuestos a la ciudadanía porque no hay otra forma inmediata de solucionar este problema. ¿Usted descarta una suba de impuestos a partir de Marzo de 2020 en caso de llegar al gobierno?

Arbleche: Insisto en que el compromiso del Partido Nacional es ir por la eficiencia del gasto, lo insisto. ¿Yo puedo prometer lo que va a pasar de 2020 en adelante? No sabemos ni el déficit que vamos a recibir. Pero aquí hay que tener algo bien claro, el gobierno no ha hecho absolutamente nada por reducir el gasto, por ser más eficiente en el gasto.

Así nos va: Una cosa es lo que el gobierno hizo o no hizo, lo que quiero saber es lo que usted va a proponer. ¿Usted va a subir los impuestos o no?

Arbeleche: Nosotros vamos a reducir el gasto y vamos a ser mucho más eficientes y responsables en el gasto. Tenemos la convicción de que ese es el camino. Cuando menciono que el gobierno no ha hecho nada es para mostrar todo lo que hay para hacer, todo lo que se puede hacer. En la Rendición de Cuentas de 2016, que se discutió el año pasado, cuando se discute el presupuesto el gobierno hace lo que yo llamé – y cayó muy mal – un simple cálculo de servilleta; pero si uno mira todas las hojas que se presentan la tabla no es más que del tamaño de una servilleta de papel de un bar que dice “voy a recaudar tanto más, voy a tener menos plata por eso”, suma resta, suma resta y llega a que necesita 112 millones de dólares, 112 millones de dólares en un presupuesto de 14 mil millones de dólares. ¿Cuál es la solución para esos 112 millones, menos del 0.1% del producto, que le faltaba? Impuestos. Es incapaz de decir ‘voy a hacer algo diferente, voy a ahorrar de algún lado’, inmediatamente recurre a impuestos, en ese caso fue la tasa consular que además tiene impactos a nivel de inserción comercial y la tasa a los juegos de azar. Veníamos de un tremendo ajuste fiscal que se implementó en 2017 – se podrá llamar consolidación fiscal o lo que sea pero es un ajuste fiscal-, previo a eso habíamos tenido un aumento de tarifas públicas en sucesivas situaciones. No se ha hecho nada por tener un gasto más eficiente y responsable.

Me parece importante el otro punto de por qué el camino no es el aumento de impuestos, porque aumentar los impuestos sería una solución equivocada tanto desde la justicia pero también desde lo económico y lo racional. En primer lugar sería una injusticia por esto que vengo diciendo, la constante ha sido el aumento del gasto del gobierno y la fiesta, el gasto, lo paga la gente. Sobre la marcha me falta plata y pongo más impuestos, me falta plata y aumento tarifas; es injusto que la gente tenga que pagar la fiesta, el gasto, el despilfarro del Estado. Eso desde el punto de vista social. Desde el punto de vista económico no tiene sentido porque estamos en un nivel de recaudación tributaria en el que ya le gente no resiste más impuestos, poner más impuestos es exacerbar la informalidad que uno ya está viendo a lo largo y ancho de todo el país.

Así nos va: ¿Todos los sectores no resisten más impuestos?

Arbeleche: Esto es transversal a todos los sectores, basta ver lo que está pasando en cualquiera de los sectores. El equipo de técnicos de Lacalle Pou recorrimos dos meses y medio todos los departamentos del país, nos parecía que antes de ir al diseño de los grandes lineamientos, de lo que iba a ser el rumbo que se quería presentar como opción a la ciudadanía, uno más o menos tiene un diagnóstico, los números los sigue, pero está bueno hacer un parate en el camino y hacer una recorrida sistemática por todos los departamentos. Lo que me preguntas es en todos los sectores, no se resiste más la carga tributaria, no se resisten más las tarifas públicas, no se resiste más que haya mala infraestructura porque no solo afecta al sector transporte sino que afecta al comercio y los servicios, los temas de seguridad que también tienen un costo en las empresas. Este conjunto de medidas está erosionando la competitividad del sector productivo. Justamente al capítulo de economía de este documento le llamamos una “agenda económica centrada en la competitividad”, entendemos que el responsable de esta falta de competitividad es el comportamiento del Estado: gasto, gasto, gasto y tiro las mochilas pesadas a la gente.

Así nos va: La eficiencia del gasto suena muy bien, que se tenga la voluntad de tener un gasto eficiente la gente lo recibe con buenos ojos. Ahora, calculo que para hacer este planteo hoy en día tiene que tener estudiado – para no desilusionar a futuro en caso de llegar al gobierno – cuáles van a ser las áreas y tampoco meter el cuchillo (o la motosierra como se dijo en otras campañas) en áreas que son críticas. Por eso le preguntaba cuál es su esquema y por dónde iría la eficiencia en el gasto. Usted mencionó el Ministerio de Desarrollo social y las políticas sociales, no cortando políticas sociales sino ordenando ese gasto. ¿Tiene alguna otra área que dice acá hay que aplicar la eficiencia del gasto? No sé si en funcionarios públicos o alguna otra área en particular.

Arbeleche: Me parece absolutamente trascendental lo que decís, atrás de esto hay números y cuando digo números son equipos trabajando en la planilla de Excel, en los detalles, los datos del Servicio Civil, cuáles son las bajas y en qué áreas se dan, cuánto se puede ahorrar en vínculos públicos, y después hay datos que no tenemos y supuestos que se pueden hacer. Todo eso nos lleva a un número que no hemos compartido hasta el momento, creo que un comentario muy bueno que hacían sobre los lineamientos de Flores en materia económica era ‘acá no hay ningún número, lo presupuestal no está’, justamente porque se trata de marcar el rumbo hacia dónde vamos.

Así nos va: Pero tienen algún número. Por ejemplo en el área de los Recursos Humanos que es uno de los puntos en este documento de líneas programáticas presentado en Flores titulado “Un gobierno para evolucionar”, el capítulo vinculado a lo económico comienza señalando que Uruguay precisa un “shock de competitividad” como condición esencial para mejorar la eficiencia del Estado con el objetivo de “ahorrar centenares de millones de dólares”. Uno de los principales puntos que destacan es en materia de Recursos Humanos del estado, allí señalan que eso puede ser un pequeño foco generador de ahorro y sostienen: “Entre el año 2004 y el año 2017 se generaron 70.000 nuevos vínculos laborales con el Estado. Estos nuevos vínculos tienen un costo de mil millones de dólares al año. La estrategia consiste en no cubrir un porcentaje de las vacantes que se generen, cuidando de no afectar áreas sensibles como la seguridad, la educación y la salud”. Ocurre que de acuerdo al último informe de la Oficina Nacional del Servicio Civil, efectivamente se incrementaron 70 mil funcionarios públicos en los últimos años, pero cuando uno ve los números fríos precisamente se incrementaron en Educación, en Salud y en Seguridad.

Arbeleche: Así es, pero se podrían haber aumentado en Educación, Salud y Seguridad, y aun así no aumentar el número total de vínculos públicos. Cuando uno dice una frase es porque atrás con el grupo de trabajo hicimos las proyecciones para adelante y para atrás. Queda claro que es posible no reponer la totalidad de las vacantes y aun así generar ahorros y cubrir las áreas sensibles. También hay que hacer una proyección para delante de que esto no puede ser por 20 o 30 años, porque si no obviamente la cantidad de funcionarios públicos se va reduciendo y se va perdiendo el equilibrio entre las distintas áreas. Es cierto lo que tú decís, pero ¿qué pasó en las demás áreas? En el total de funcionarios públicos no se está cumpliendo lo que se dijo cuando se presentó el ajuste fiscal de que cada tres vacantes se van a completar dos. Ese 3×2 te da un ahorro de 80 millones de dólares, ¿eso por qué no está escrito en la agenda? Porque hoy no sé si es suficiente el no completar la tercera parte de las vacantes, quizás el número sea otro. Por eso estamos viendo en detalle estos números y aún no los hemos largado.

Así nos va: No me queda claro en qué partes de los Recursos Humanos se podría no ocupar vacantes.
Arbeleche: En todas las demás áreas que no son las que mencionas.

Así nos va: Es que no han crecido significativamente en ese sentido de acuerdo a los números de la Oficina Nacional del Servicio Civil.

Arbeleche: Si uno ve los números se puede no completar la totalidad de las vacantes pero aquellas que se completen realmente vayan a las áreas sensibles y además el otro elemento que decíamos anteriormente, no solamente que vayan a las áreas sensibles, me tengo que asegurar que estas personas cumplan con las tareas, que logren que el paciente esté mejor, que los resultados en educación sean mejores. Los números por supuesto que son importantes, pero no nos podemos perder en el detalle del número. El ahorro de los vínculos públicos puede ser 80 millones, el ahorro en los gastos de funcionamiento puede ser 130 o 150 millones, podemos seguir hablando de cantidad de ejemplos. En dos años consecutivos el equipo económico se asombra en de la cantidad de transferencias por seguros de enfermedad en BPS, entre 2010 y 2015 hubo un incremento real anual de 20% en las erogaciones por seguro de enfermedad.

Así nos va: La última auditoría que mandó a hacer el Banco de Previsión Social en ese sentido daba cuenta de que no era un número que estuviese tan disparado de lo que se pudiera considerar como fuera de los márgenes previstos.

Arbeleche: ¿Un aumento del 20% real?

Así nos va: Eso era lo que decía la última auditoría externa del Banco de Previsión Social.

Arbeleche: El propio equipo económico le llamó la atención y dijo ‘acá hay un abuso del instrumento’, por supuesto que tiene que haber un seguro de enfermedad –esto lo estoy agregando yo – pero me tengo que asegurar que vaya a la persona que esté enferma y que no haya un abuso de este instrumento. El siguiente año el ministro Astori se asombra que de cada cinco pensiones que se otorgaban una era por invalidez, o estamos frente a una epidemia o faltan controles. Se necesitan controlar cada uno de los gastos, y no por ser un gasto en política social hay que dejarlo de controlar, todo lo contrario – y me parce que esto es importante – si no controlamos la pertinencia y la eficiencia de los gastos sociales lo que va a terminar sucediendo es que esas políticas sociales no van a poder ser sostenidas.

Así nos va: ¿Qué evaluación ha hecho de las tarifas públicas?

Arbeleche: Es un muy buen punto y quizás sea el que hoy más apremia en términos de competitividad. Si vamos a los combustibles tenemos las naftas un 40% más caras que la región -Argentina, Brasil y Chile-, tenemos el gas oil un 30% más caro que estos países.

Así nos va: Ustedes proponen liberalizar la importación de los combustibles, en caso de llevarse adelante esa medida si llega al Ministerio de Economía, ¿permitiría bajar el precio de los combustibles para la ciudadanía?

Arbeleche: No es algo de un día para el otro y no es solamente la liberación de la importación de combustibles. No es algo nuevo de los lineamientos, se presentó con mucho detalle el 2 de Marzo de este año, todos los 2 de Marzo desde 2016 el senador Lacalle Pou hace una serie de propuestas que se pueden ejecutar inmediatamente, una de ellas es la liberación de combustibles unido a una desregulación del sector que permita que ese beneficio termine redundando en todos los uruguayos, porque si solamente permito la libre importación de combustible quizás no llegue el beneficio a los privados y quizás Ancap no esté en condiciones de bajar ese precio y otro privado sí pueda beneficiarse y ponerlo un poco más abajo del precio de Ancap. Queremos que Ancap siga funcionando, pero gestionándose de otra manera, hay que darle tiempo para que Ancap se acomode y logre tener un precio que sea el de paridad de importación o directamente que el precio esté alineado con el precio del combustible de la región. Cuando mencionas el tema de las tarifas, no solamente es el tema de los combustibles.

Así nos va: Yo le preguntaba si usted ve margen para ajustar alguna de las tarifas públicas.

Arbeleche: Tienen que bajar los combustibles, una buena parte del precio son impuestos: IMESI en el caso de las naftas e IVA en el caso del gas oil. Empecemos por revisar esos impuestos. Luego necesitamos una gestión distinta de todo Ancap, no solamente de la planta, para que el precio del combustible baje. Hoy es la mayor tranca que vemos a lo largo y ancho del país.

Así nos va: Esa revisión se está haciendo, ¿no? De hecho el propio representante del Partido Nacional en el directorio de Ancap, Diego Labat, ha destacado los esfuerzos que se han hecho en los últimos tiempos con el nuevo directorio encabezado por Marta Jara de tratar de adecuar pero viene de una situación bastante compleja de la herencia que dejó el período 2010 – 2015.

Arbeleche: Se han hecho esfuerzos, se tiene que seguir haciendo esfuerzos, pero el tema no es solamente Ancap. Vuelvo al concepto inicial de este Estado que gasta, el tema es que también la administración central haga esfuerzos y que no le esté pidiendo a las empresas públicas –y me refiero también al caso de UTE– transferencias continuamente. Las tarifas públicas se han utilizado como herramienta de recaudación, eso lo ha dicho desde la primer comparecencia en la que Luis [Lacalle Pou] llamó al ministro Astori, creo que en Mayo de 2015, y ahí tranquilamente el ministro dijo ‘sí, son herramientas de política económica, son instrumentos de recaudación’, se explicitó el tema y ha sido una constante. Eso es lo que hace parte de esta revisión de ‘hagamos un giro en la política económica’, no puede ser que el Estado gasta lo que sea y le pide más impuestos y más transferencias a Ancap y a UTE. En el caso UTE, para ver que el tema de las tarifas no es solamente el de los combustibles, la semana pasada una vez más se le pide a UTE una transferencia de 120 millones de dólares a Rentas Generales, esto es parte del rumbo que digo que hay que cambiar, no puede ser ‘me falta le pido’, porque le está pidiendo a UTE, a Ancap, le está pidiendo a la gente. Más allá del número exacto lo que queremos transmitir es este cambio de rumbo en la política económica, hay que hacerla pensando desde la gente y no desde el Estado que no le preocupa cuando gasta porque al final del día alguien se lo va a pagar, alguien que somos todos nosotros.

Así nos va: Una de las cosas que se propone en las líneas programáticas presentadas en Flores es fijar una regla fiscal de carácter contra-cíclico, el gobierno ha dicho que esto ya está presente y usted tiene diferencias de criterio en cuanto a que sostiene que lo que hay hoy es una ley de tope de endeudamiento. Pensando en un gobierno de coalición, ¿cómo tiene pensado convencer al resto del sistema político de que establecer una regla fiscal es el camino? ¿Cómo se siente usted, considerando que tiene un perfil de corte más académico, navegando estas aguas que son de corte más político?

Arbeleche: Primero una aclaración, no es el perfil académico, yo estuve muchos años en el Ministerio de Economía en la cancha, no haciendo investigación o escribiendo.

Saludo y gratifico que va a ser un gobierno de coalición, me parece que es algo extremadamente bueno, es muy saludable para el país que no haya un gobierno con mayoría parlamentaria y que se tengan que acordar los lineamientos.

Respecto a la regla fiscal mantengo diálogo, conversaciones y discusiones con colegas de otros partidos políticos, y coincidimos en muchos de estos puntos. No podemos esperar a fines de Octubre de 2019 o 2020 para decir por aquí va a ir el rumbo económico. Hay muchas conversaciones que son a puertas cerradas, sin las fotos, en mi casa por ejemplo, pero los temas se discuten y este cambio en el rumbo de la política económica es compartido por muchos de mis colegas. Aquí quien no quiere cambiar el rumbo de la política económica y sigue en esto de más gasto, más impuestos y más tarifas públicas es el gobierno; creo que al menos con quienes yo hablo de la oposición claramente hay un decir basta de este aumento del gasto, que siempre termina siendo la gente, el sector privado, las empresas que lo terminan pagando.

Así nos va: Usted al frente del Ministerio de Economía en caso de alcanzar el gobierno en 2020, ¿es negociable establecer esta regla fiscal o no?

Arbeleche: La regla fiscal tiene que estar. No pongamos cucos donde no hay, la regla fiscal es la manera de limitar el gasto del Estado, si estamos de acuerdo en este diagnóstico de que el problema ha sido un gasto creciente la regla fiscal tiene que estar. Te diría, volviendo a lo que mencionamos inicialmente, que la regla fiscal es lo que me va a asegurar el mantenimiento de las políticas sociales. Lo decíamos al principio del documento “Un país para soñar”, lo que necesitamos es un Estado mucho más presente en las políticas sociales y que no queden sujetas a si está mejor o peor la economía, no se puede ir para adelante y para atrás con las políticas sociales, la sostenibilidad, el mantenimiento de esas políticas sociales me lo va a asegurar una regla fiscal. Como en cualquier casa, si yo tengo más ingresos -y son extraordinarios además- de lo que estoy gastando vamos a ahorrar porque va a haber un momento en el que va a ser lo contrario.

Así nos va: Destacábamos su carácter técnico porque precisamente el rol del ministro de economía es muy técnico, porque se necesita un conocimiento técnico. Ahora, también hay una pata política, porque las definiciones que se toman son de carácter político. ¿Cómo se siente usted navegando en esas aguas?

Arbeleche: Me siento absolutamente cómoda, no solamente con el respaldo político del Partido Nacional pero con este diálogo, estos puentes que uno tiende con el resto de los partidos. Acá lo más importante es la voluntad política del presidente de la República, ya lo estoy poniendo en el cargo, de quien sería el presidente de la República, Luis Lacalle Pou. Luis Lacalle Pou tiene el rumbo claro y cuento con absolutamente todo el respaldo para que la línea en materia de política económica vaya por ese lado, en ese sentido hay una tranquilidad total.

Escuche la entrevista completa:

Otras Noticias