En El Fogón los balances “dan más bien justos” pero “la gente siempre está contenta”

 En El Fogón los balances “dan más bien justos” pero “la gente siempre está contenta”

“Lo que siempre decimos en cada asamblea es que la Cooperativa es lo que los socios quieren que sea” porque “sin el apoyo de nuestros socios realmente no tendría mucho sentido el trabajo que hacemos”, reflexionó en Carve el presidente de El Fogón, Ing. Agr. Alberto Folle.

Señaló que “esa es una de las cosas que nos tiene realmente contentos” y otra es “la valoración que obtienen nuestros socios” en Sarandí del Yí y su área de influencia -donde está ubicada-, y recordó que él siempre dice que “es una zona exigente para la producción”.

Definió a la organización que preside como una cooperativa donde la expresión “‘sin fines de lucro’ realmente tiene su peso” y en la que, “en general, los balances dan más bien justos pero la gente siempre está contenta”.

Subrayó en El Mercado Agropecuario que en la Cooperativa Agraria El Fogón siempre se procuró realizar un balance equilibrado entre los aspectos productivos, económicos y sociales.

El Ing. Folle recordó la impronta de uno de sus fundadores -Don Jorge Artagaveytia- a quien se refirió como “una institución” y dijo que, junto a otros pioneros, como Roberto Mackinnon y “el cura Matonte”, marcaron la trayectoria “de lo que es hoy El Fogón y el enfoque que tenemos todos de cómo debe ser una cooperativa”.

Su fundación se forjó en reuniones de productores que se realizaban en fogones a campo, donde “se consideraba la parte productiva, pero también la parte social” y la religiosa, y se integraba a la familia “a todas las actividades”, evocó.

El actual presidente de El Fogón dijo que aquellos pioneros “arrancaron en campaña” y, con el paso de los años, actuaron en los órganos del sistema cooperativo agrario que se fueron creando y desarrollando, en los que “realmente descollaron”.

Jorge Artagaveytia -fallecido en junio de 2016- era el socio número 1 de El Fogón, y fue el primer presidente de Central Lanera Uruguaya y de Cooperativas Agrarias Federadas (CAF).

En la Cooperativa “somos grandes facilitadores de que los productores, nuestros socios, accedan a las diferentes oportunidades que hay en el medio, así como también permanentes buscadores del crecimiento y del desarrollo de las empresas más pequeñas” que la integran, resaltó el Ing. Agr. Alberto Folle.

Y, en estos tiempos de dificultades para el sector agropecuario nacional, se trabaja “con más cuidado” en los aspectos económicos de la Cooperativa, y con “la mente clara para poder seguirnos desarrollando”, concluyó.

Otras Noticias