La trazabilidad que existe en la ganadería se va a exigir “para los productos de madera”

 La trazabilidad que existe en la ganadería se va a exigir “para los productos de madera”

En el mundo se vive una “transición hacia la bioeconomía”, que es una visión de la economía “completamente distinta a la que tenemos ahora”, dijo en El Mercado Agropecuario el Ing. Agr. y Dr. en Biología de la Madera y en Tecnología de la Madera, Andrés Dieste.

La bioeconomía implica la utilización de recursos biológicos -y no recursos fósiles- para elaborar productos y desarrollar servicios.

En una nota informativa de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) se señala que en el documento “Bioeconomía en América Latina y el Caribe – Contexto global y regional y perspectivas” (también de la Cepal) se mencionan “tres ejemplos de recursos biológicos que pueden servir de base para el desarrollo de estrategias nacionales y regionales de bioeconomía: la biodiversidad (incluida la agrobiodiversidad), (…); la capacidad para producir biomasa para diversos usos -además de alimentos- y la disponibilidad de desechos agrícolas y agroindustriales”.

El documento fue elaborado por el Jefe de la Unidad de Desarrollo Agrícola, División de Desarrollo Productivo y Empresarial de la entidad, Adrián G. Rodríguez, con la colaboración de Andrés Mondaini y Maureen Hitschfeld (asistentes de Investigación de esa Unidad), y se publicó en noviembre de 2017.

El Ing. Dieste agregó en Carve que el de la bioeconomía “es un mundo donde la energía se va a manejar de una forma muy distinta” porque, por ejemplo, “los materiales van a estar obligados a tener un circuito permanente dentro de las sociedades”.

Puntualizó que no hablaba “solo de reciclaje” y puso ejemplos: “uno construye un edificio y tiene que asegurar, terminada la vida útil de ese edificio, qué se va a hacer con cada uno de los componentes de ese edificio” o, en el área forestal, si se “va a planificar alguna explotación”, se debe especificar el destino de los recursos forestales que se generen.

“La trazabilidad que nosotros estamos viendo por ejemplo en el ganado” es un requisito que también se va a “exigir” para “los productos de madera”, subrayó.

El mes pasado, Andrés Dieste moderó uno de los paneles del Congreso 2018 de Caets (sigla en inglés del Consejo Internacional de Academias de Ingeniería y Ciencias Tecnológicas), que se realizó en nuestro país, organizado por la Academia Nacional de Ingeniería del Uruguay.

Tuvo como tema “Ingeniería para un mundo mejor – Desarrollo sostenible de sistemas agrícolas y forestales”, y participaron profesionales de Alemania, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, China, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Holanda, India, Noruega, Reino Unido y Uruguay.

El Ing. Dieste recordó que el uruguayo Marcelo Caffera -que es Dr. en Economía de los Recursos Naturales- dijo en el Congreso que “los economistas, hasta ahora, pensábamos que las empresas se movían únicamente para maximizar el beneficio”, pero la bioeconomía “obliga a las empresas a pensar en otras cosas” y no exclusivamente en el beneficio, “porque, si no, pierden clientes”.

Dieste es profesor de la Facultad de Ingeniería (Fing) de la Universidad de la República (UdelaR) y del posgrado Diploma de Especialización en Diseño, Cálculo y Construcción de Estructuras de Madera, un programa académico de la Facultad de Arquitectura de la Universidad ORT que se dicta en conjunto con la Fing/UdelaR.

Fue investigador del Centro Tecnológico Forestal y de la Madera (Cetemas) -de España- y también fue gerente de Producción de la empresa uruguaya Forestadora y Maderera del Norte.

Otras Noticias