El Inia definirá nuevas líneas de investigación para el sector arrocero

 El Inia definirá nuevas líneas de investigación para el sector arrocero

La Junta Departamental de Treinta y Tres otorgó a la Estación Experimental Treinta y Tres del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (Inia) el premio Tacuruses de Oro 2018 en el área Agropecuaria.

Hay otras ocho áreas -también de actividad local- que constituyen categorías temáticas de premiación: Arte, Comercio, Comunicación, Cultura, Deporte, Producción Industrial, Servicios a la Comunidad, y Servicios y Turismo.

La concepción y la metodología aplicadas para definir los Tacuruses (un homenaje al escritor treintaitresino Serafín J. García y a una de sus obras más emblemáticas) tienen una amplia base social: un Jurado de Selección trabaja sobre planillas de votación que entrega a 100 electores, integrantes de organizaciones de diverso tipo: culturales; centros de barrio; centros educativos; clubes sociales, de servicios y otros; instituciones públicas como el cuartel local del Ejército, Bomberos, Policía y Policía de Tránsito; entidades de salud privadas y públicas; instituciones deportivas; Intendencia; medios de comunicación; entidades públicas de distintas áreas y funciones (por ejemplo BPS, Brou, Mides, UTE e Inau); los diputados departamentales; sindicatos y asociaciones (por ejemplo Pit-Cnt, Femi y Agadu); y, obviamente, la Junta Departamental.

“En el último tiempo, creo que INIA (…) ha incorporado, además de la cuestión agropecuaria como eje central de su accionar, también una visión más amplia de su inserción en la sociedad como un todo”, señaló en Carve el Ing. Agr. y Ph.D. Walter Ayala, director de Inia Treinta y Tres, al comentar la distinción recibida.

Inia Treinta y Tres cumplirá 50 años de existencia en el departamento olimareño el 17 de setiembre de 2020, contando su nombre fundacional (Estación Experimental del Este) -previo a la creación del Instituto (Ley N° 16.065, del 6 de octubre de 1989)- y su labor desde entonces.

El Ing. Ayala dijo en El Mercado Agropecuario que, por lo tanto, “hay una historia” que marca “una trayectoria, un quehacer, que en definitiva creo que la gente lo identifica con el departamento, con la ciudad”.

La Estación olimareña del Inia es sede de dos de sus Programas Nacionales de Investigación: el de Producción de Arroz, y el de Producción y Sustentabilidad Ambiental.

Y está ubicada en una zona arrocera clave, en contacto con los actores del rubro, que enfrenta graves problemas de rentabilidad.

El director de Inia Treinta y Tres manifestó que las investigaciones se orientan a “aumentar la productividad, buscando mejorar los índices de retorno” económico de los productores arroceros, y “estamos definiendo líneas de investigación para el próximo año”, en el marco de un trabajo que es cada vez “más dinámico” en la interacción con los actores del sector.

Antes del lanzamiento de la última siembra, los investigadores recorrieron “los departamentos técnicos de los molinos y grupos de productores”, concretando así “un mano a mano” para “intercambiar” y “difundir las tecnologías”, porque el Inia “ha hecho una apuesta grande en el desarrollo de cultivares de arroz y eso lleva tiempo insertarlo a nivel de los productores”, explicó.

Es un proceso en el que “se integran muy estrechamente la investigación, la producción y los molinos, en cuanto a los tipos de materiales que se quieren. Eso habla de una integración de toda la cadena, de todo el sector” arrocero, afirmó el director de Inia Treinta y Tres, que obtuvo su doctorado en la Universidad Massey, de Nueva Zelanda, como becario del Ministerio de Asuntos Exteriores y Comercio del país oceánico.

El Ing. Agr. Walter Ayala expresó en Carve que “este modelo de trabajo es un ejemplo, que está atado no solo a la generación de información sino también al desarrollo de variedades, a la multiplicación de semilla” por parte del Inia, que entrega semilla “de alta calidad”, lo que “se refleja en los márgenes” de “rendimiento biológico” que se obtienen.

Otras Noticias