El Consulado en Guangzhou es un modelo de acción comercial a replicar

 El Consulado en Guangzhou es un modelo de acción comercial a replicar

Carlos Fraschini, director ejecutivo de la firma Urud’or y presidente de la Unión de Productores y Exportadores de Frutas del Uruguay (Upefruy), dijo en Carve que recuerda “lo que siempre decía” el ex ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, acerca de que nuestro país produce alimentos para 30 millones de personas y, dado que somos apenas tres millones, “tenemos que vender” para los 27 millones restantes.

Fraschini destacó el trabajo del gobierno para abrir mercados -por ejemplo el de Vietnam para la carne- pero señaló que después el país “se dio cuenta que pagaba 40% de arancel”, por carecer de acuerdos comerciales en los que se escalonan acciones rumbo al arancel cero.

En este aspecto, elogió en El Mercado Agropecuario la política de Chile, que tiene “un mecanismo de penetración en mercados que es admirable”.

“Yo digo que falta coherencia” en Uruguay porque “tenemos en el propio canciller y su equipo” un apoyo “para poder avanzar, pero después cuando eso políticamente se tiene que confirmar”, como en el caso del Tratado de Libre Comercio bilateral con Chile -que permitiría, entre otras cosas, reducir progresivamente los aranceles para ingresar a ese mercado- “nos pasamos tres años” discutiendo, indicó.

En el caso de la apertura del mercado estadounidense para la citricultura uruguaya -sector productivo al que pertenece Urud’or-, también resaltó el apoyo, entre otras autoridades, del servicio exterior en “las etapas finales de negociación, en todo lo que fueron la firma de los protocolos, los contratos y el arranque”, pero “tal vez no tanto en la fase comercial, de entender cuáles son las necesidades concretas de un determinado mercado”.

Este año, Fraschini y otros empresarios participaron en una feria realizada en Shanghai “y el gobierno acababa de abrir un Consulado” en la ciudad de Guangzhou (nombre chino de Cantón), que, “más que un Consulado, se ha transformado en una especie de herramienta comercial, yo creo que muy bien orientado en ese sentido”, destacó.

Dijo que, aunque “el cónsul recién se estaba instalando” en Guangzhou, ubicada al Sur de China, que “es un área con una participación importante en todo lo que es la importación de fruta, (…) realmente nos atendieron muy bien”.

Fraschini relató en Carve que “se armaron reuniones con importadores chinos seleccionados por su trayectoria, por su volumen”, y que “se trabajó en muy buen nivel”, aunque “no puedo decir que eso pase en todos los mercados en el mundo”, puntualizó.

Preguntado sobre si un Consulado con ese perfil de acción comercial puede ser un modelo a replicar en China -y también en otros países-, el empresario agroindustrial respondió: “Yo creo que sí, creo que de alguna manera la representación diplomática”, cuando apoya un esfuerzo comercial de los actores privados, conforma “el camino”.

“Lo de Guangzhou es un muy buen ejemplo”, concluyó Carlos Fraschini. El Consulado General en Guangzhou comenzó a funcionar bastante antes de su inauguración oficial, que se cumplió el pasado lunes.

Otras Noticias