El Mercado de Cercanía de Atlántida, un espacio de venta directa de los productores

 El Mercado de Cercanía de Atlántida, un espacio de venta directa de los productores

“La zona Norte de Atlántida cuenta desde el pasado 27 de enero de 2017 con un nuevo espacio de compras y recreación. Se trata del Mercado de Cercanía, ubicado en Ruta 11 entre las calles Los Paraísos y El Petiribi”, donde los visitantes pueden acceder a “frutas y hortalizas agroecológicas, productos de la colmena, vinos, jugos de uva, artesanías en lana, hilo, madera, teñido natural, telar, fieltro, encurtidos y huevos de campo, entre otros”, incluyendo “productos gastronómicos”, escribió Luis Aníbal Da Silva, cuatro días después de la inauguración, en Informe de la Costa.

“El Mercado de Cercanía no sólo pretende ser un polo comercial, sino además un instrumento de fortalecimiento de capacidades de autogestión, planificación y asociativismo de los productores y sus organizaciones de base, y de reconocimiento de la identidad y las tradiciones canarias, que se incorporó al circuito de turismo y gastronomía local”, escribió por su parte Nivia Gazzaneo en El Periódico del Este en mayo de 2017.

“Vínculo emocional, frecuencia de interacción, conocimiento y confianza” son los cuatro rasgos de esta modalidad comercial que los chilenos Scarlet Espinoza, Natalia Queirolo y Felipe Yáñez definieron en su trabajo “Cercanía: un nuevo concepto de marketing”, realizado en el marco de su labor académica en la Universidad de Chile.

El Mercado de Cercanía de Atlántida es una experiencia que “está funcionando muy bien” en la ciudad balnearia de Canelones, y las propias “organizaciones de productores fueron generando” esta experiencia, destacó en Carve el Ing. Agr. Matías Carámbula, director general de la Agencia de Desarrollo Rural (ADR) de la comuna canaria.

Explicó que “es un espacio de venta directa de los productores” y por lo tanto se establece una relación personal, también directa, “entre productor y consumidor”.

Incluso, algunos grupos de productores se plantean “incorporar una fase industrial”, como en el caso de una cooperativa formada por aproximadamente 50 horticultores, integrada a la Sociedad de Fomento Rural de San Antonio, señaló en El Mercado Agropecuario.

Esta iniciativa implica instalar una planta de cuarta gama, un tipo de industria en el que se procesan productos frescos y quedan lavados, troceados y envasados, sin perder su condición de frescos.

En esta misma línea de trabajo promovida por la ADR se apoya a la Cooperativa de Façoneros del Pollo, que está en proceso de construcción de “una planta de faena propia”, informó.

El Ing. Carámbula expresó que la comuna canaria procura asistir a la producción familiar y a sus organizaciones ante uno de sus “problemas estructurales”, que es la comercialización.

Además de los Mercados de Cercanía, otra de las áreas de trabajo tiene como objetivo incorporar a este perfil de productores al “sistema de compras públicas de alimentos”.

El director general de la ADR dijo que ya son cinco las cooperativas de Canelones que le venden sus productos al Estado, lo que les permite “tener un horizonte de planificación de la producción con un mercado seguro, que, si bien tiene un precio que se ajusta por (…) una paramétrica”, les posibilita “proyectarse en el tiempo”.

“Para un productor hortícola familiar, tener ese horizonte de tres años de un contrato con una empresa del Estado, que le está comprando tal volumen y a un precio definido, cambia el horizonte de la permanencia de esos productores” en su actividad, resaltó Carámbula, que tiene una Maestría en Ciencias Agrarias y es Dr. en Estudios Sociales Agrarios.

Otras Noticias