Pallas (PPV): “Reclamos judiciales por cortes de luz son posibles, pero pocas veces tienen éxito”

 Pallas (PPV): “Reclamos judiciales por cortes de luz son posibles, pero pocas veces tienen éxito”

No solamente depende del tamaño del daño generado, sino que el damnificado tiene que probar irresponsabilidad de UTE, explicó el Dr. Nicolás Pallas, del Departamento Contencioso de Posadas, Posadas & Vecino.

Con él dialogamos, luego de los recientes cortes de energía eléctrica en distintas zonas de Montevideo. A continuación la entrevista con el experto:

¿Una persona puede reclamarle al estado por problemas o daños que un corte de luz, por ejemplo, le haya causado?

Como poder, puede. Pero su eventual éxito dependerá de la situación específica. Hagamos un poco de contexto y marco. Y utilizando el ejemplo de la energía eléctrica que creo que es el más claro y el que ha generado mayores comentarios.

Como todos sabemos, el suministro de luz es monopólico. No hay otra empresa distinta de UTE que nos pueda proveer energía eléctrica para nuestros hogares o nuestros negocios. Sin embargo, ello no quita que todos nosotros, cuando queremos acceder al servicio, firmamos un contrato con UTE. Ese contrato, que, precisamente por esa calidad de servicio monopólico tiene o puede tener un control mayor de otras reparticiones estatales y paraestatales (estoy pensando en Defensa del Consumidor y en la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua, URSEA) es el que marca los derechos y obligaciones que tienen el usuario y UTE. Y específicamente, este contrato especifica la situación en la que haya un corte de suministro.

En consecuencia, si una persona que se ve afectada por un corte, como cualquier otra situación que está en el marco de un contrato, va a tener que ver ese contrato para determinar si, en esa situación específica, tiene derecho o no a reclamar.

¿Y qué dice ese contrato en materia de cortes de suministro? ¿Permite los reclamos en caso de cortes?

En realidad, el contrato lo regula por la positiva digamos. Es decir, no dice que pasa si hay un corte, sino que específica cuál es la obligación de UTE de brindar energía eléctrica. El contrato que todos firmamos dice que UTE está obligado a brindarnos un servicio de suministro de energía eléctrica de calidad comercial y técnica. Y los niveles con que se mide esa calidad no son “monopólicos” digamos, no los mide UTE en forma unilateral, sino que están dados por el Reglamento de Calidad del Servicio de Distribución de Energía Eléctrica de la URSEA.

O sea que pueden existir cortes de suministro. Esto es evidente. UTE no nos puede garantizar el 100% de la energía eléctrica a toda hora por el resto de nuestra vida, dada la cantidad de variables que participan para dar el servicio. Pero si está obligado a unos parámetros de calidad, a unos parámetros de actuación dados por las normas generales en materia de responsabilidad del estado y este específico reglamento que si los vulnera puede ser responsable.

¿Qué dice el reglamento específicamente en materia de cortes? A grandes rasgos, primero que existen lo que se llaman cortes programados (avisados con al menos dos días de antelación), dados normalmente por necesidades de mantenimiento, etc., y que esos tienen una compensación específica para cada usuario en forma de descuento. La compensación dependerá, básicamente, de la duración de la interrupción. Y, en segundo lugar, el Reglamento refiere a los cortes no programados, producidos, como los pasados en el último tiempo, por situaciones de fuerza mayor (problemas meteorológicos, incendios, incluso hechos de otros usuarios) que también tienen como respuesta una compensación, también como descuento en la factura.

Así las cosas, el usuario solo tendría derecho a reclamo si no es compensado en la forma prevista en el Reglamento o si la interrupción no se debe a una situación de fuerza mayor y tampoco fue compensado (ya que la URSEA sanciona a UTE en estos casos). Visto del otro lado: si UTE compensa en la forma contratada por el cliente no hay reclamo viable.

¿Han existido reclamos judiciales contra las empresas estatales por estos temas?

Si. Pero dada la claridad del contrato y el reglamento que mencionaba, los reclamos se dan en situaciones especiales donde, o bien la conducta que se le reprocha a la UTE vulnera la normativa de responsabilidad general del estado (esto es, que ya no se trata de un corte producido por una variable azarosa, sino porque hay un mal accionar de la empresa que agrava el daño); o bien, se trata de un daño mayor al doméstico por decirlo de alguna manera: daños a empresas reclamados por éstas o por aseguradoras.

En otras palabras: las personas como uno, que utiliza la energía con un fin doméstico y que nuestros daños fueron habernos perdido de ver los penales de Croacia-Dinamarca, normalmente no son los que reclaman en vía judicial. Aceptamos la compensación que se nos brinda conforme el Reglamento y lo señalado por la URSEA y no vamos por la vía judicial.

Quienes han ido históricamente, entonces, han sido empresas que, por el hecho del corte han visto perjudicado su comercio, su cosecha, etc. Por ejemplo, han existido casos donde se imputa desidia de funcionarios en la atención en caso de corte que no han sido suficiente para imponer responsabilidad; pero ha habido otros casos donde el usuario ha advertido de la posibilidad de una interrupción por algún error que luego no fue corregido, y generó un daño que tuvo que abonarse por encima del reglamento.

Pero, en general, esos casos han tenido suerte dispar ya que no basta con el tamaño del daño o con el tamaño de la empresa, sino que se tiene que probar que existía una actitud irresponsable de la Empresa, ya que, como decía, el Reglamento y las compensaciones allí fijadas son para todos.

Otras Noticias