Orsi: “Muchos frenteamplistas estamos percibiendo que hay cosas que no salieron bien”

 Orsi: “Muchos frenteamplistas estamos percibiendo que hay cosas que no salieron bien”

Ante las críticas internas que lo señalan de tener un discurso de “derecha”, el intendente de Canelones sostuvo: “No he tenido la posibilidad de manejar el izquierdómetro”


A continuación la entrevista realizada al intendente de Canelones, Yamandú Orsi.

Así nos va: ¿Cómo se está parando usted frente a esta interna del Frente Amplio que tuvo lugar en los últimos días?

Orsi: Tranquilo, tan tranquilo como al principio sin más expectativas que cuando me propusieron la posibilidad de manejar mi nombre. Yo sabía, y en muchos reportajes lo dije, que van a aparecer muchos más nombres de los que todos nos imaginamos. Me imaginaba que eso iba a ser así porque está bueno y es lógico, ante la inminente ausencia de los grandes referentes como candidatos es evidente que estaba difícil conseguir unanimidades. Aparecieron nombres y yo tranquilo porque mi objetivo es no desconcentrarme de lo que tenemos que hacer acá, que siempre tenés mil temas para resolver y mil problemas que solucionar.

Así nos va: Va en la línea del discurso que da el intendente de Montevideo, Daniel Martínez. Ahora, ¿usted tiene ganas o no tiene ganas de ser precandidato?

Orsi: Yo tengo ganas de seguir militando y seguir participando en todo esto, de asumir responsabilidades, no le rehúyo a eso. Como todos los políticos que tenemos vocación asumir responsabilidades mayores nos gusta, de verdad. La pregunta podría ser: ¿Usted tiene ganas de salir de la zona de confort? Y bueno, si hay que salir le salimos. Es un honor, un orgullo, es lindo asumir nuevas responsabilidades pero tampoco hago nada en función de eso; no he recorrido el país, no voy a hacer otra cosa que no sea dedicarme a la gestión, no he ido ni al exterior ni recorro el país porque me parece que es demasiado temprano. Además de verdad te saca de la tarea, te saca de la concentración que tenés que tener para una responsabilidad tan enorme como es esta.

Así nos va: Sorprende un poco el término de “zona de confort”, porque nadie podría pensar que manejar Canelones podría ser confortable, debe ser complejo.

Orsi: En el caso mío, sabiendo que tenemos la posibilidad de un nuevo período… Si me pongo a pensar y razonar cuál es la situación más cómoda, en el sentido de que voy a seguir en esto, no pienso renunciar ni dedicarme a otra cosa por ahora. Es lo que entiendo además, lo que manejo, hace 13 años que estoy en este tema entonces es de verdad una especie de “zona de confort”, es un desafío en el que tenemos trabajo para todos los días, dolores de cabeza todos los días pero comparado con esto otro que se me está planteando como posibilidad es salirme de lo que entiendo a un mundo que por ahora me resulta un poco desconocido, lo admito.

Así nos va: En el ámbito popular se dice que cuando algo empieza mal termina mal. La candidatura de Murro propuesta por Mujica está siendo objetada por constitucionalistas que advierten que no se podría presentar al haber sido presidente del BPS y no haber renunciado a tiempo ¿Cómo observa esto? ¿Puede llegar a ser un problema para el Frente amplio?

Orsi: Puede ser un problema para la propuesta concreta. Tengo la camiseta puesta, pero me resulta un tanto absurdo, tendría que ponerme a leer yo no soy constitucionalista. Me encanta ver cómo hay constitucionalistas que dicen cosas opuestas. Imagínate que si la interpretación de la norma lleva a esto, donde tenés algunos que te dicen que sí se puede y otros que te dicen que no… En realidad los técnicos también creo que tienen su camiseta puesta. A mí me resulta un tanto extraño que haya que esperar diez años. Creo que lo que se quiso poner ahí y capaz que se escribió mal, que puede pasar también porque la Constitución no es una obra de origen divino sino que la hacen los hombres, no quedó del todo preciso que en realidad lo que se dice es que para ‘asumir como’, no para hacer campaña.
En cuanto a la pregunta que tú me haces: Sí claro, enreda un poco la cosa, está bravo arrancar con dudas de la posibilidad de ser o no ser. Estoy seguro que hay gente que no se va a bajar del caballo al que está subido, algunos van a der ‘no se puede’ y otros van a decir ‘sí se puede’, y estoy seguro que no va a hacer acuerdo.

Así nos va: Dejando de lado ese punto, que no es menor, pero si llevamos la discusión a nivel político. Hoy La Diaria daba cuenta que la decisión de que Murro sea uno de los nombres a manejar como precandidato para la interna del Frente Amplio no es una decisión orgánica adoptada por el MPP sino que partió del interés y el apoyo único de José Mujica. ¿Usted cree que Murro es el mejor nombre que puede poner sobre la mesa el MPP para apoyar?

Orsi: Adherí en un comienzo a que el MPP, mi sector político, lo mejor que podía hacer era encontrar un compañero que lograra consensos y que por eso el perfil de independiente era el mejor. De verdad lo pienso así y se lo planteé a varios compañeros ya hace mucho tiempo. Pasó el tiempo y ese universo de compañeros es bastante restringido. Entonces, qué es lo que pasa con la propuesta de Ernesto [Murro] -que la hace el propio Pepe y eso me consta que es así-, es que un poco se parece a aquella propuesta ideal de buscar la mayor cantidad de consensos posibles. El peor de los escenarios es que cada sector político presente el suyo, es el peor porque eso sí que es muy forzado y parece que lo que vas a terminar logrando es que quien salga quizás no tenga todos los respaldos necesarios. En aquella situación ideal de encontrar un compañero independiente que permita aglutinar a la mayor cantidad de grupos del Frente posible, y que ningún sector se termine atribuyendo que ‘es el mío o el tuyo’, me parecía que era muy buena idea y lo de Ernesto me parece buena cosa porque tiene años de experiencia y militancia, está súper probado en la gestión de gobierno. Es una propuesta de Pepe, no tengo dudas, y con ese perfil. Ahora, nosotros como MPP no hemos dado una discusión tan profunda como para ver a quién vamos a apoyar y dejar de apoyar, eso no es así.

Así nos va: Se puso sobre la mesa ese nombre y parece que hasta el momento no se ha manejado ningún otro. De hecho Murro dijo públicamente que lo dejaran celebrar este espaldarazo y ya da como un hecho su precandidatura, el punto es si efectivamente cuenta o no con el apoyo del MPP.

Orsi: En realidad tuvo el apoyo de Pepe y el que no visualice lo que significa Pepe para el MPP, que obviamente no es palabra santa porque no es así… Hoy nos sentimos identificados con una línea de pensamiento, pero a nosotros quien nos aglutina y lo que tenemos en común es un liderazgo marcado por el viejo que es indiscutible. Yo no digo que lo que él diga hay que hacer, pero en aquel entendido de buscar un independiente que generara ciertos consensos yo le doy la derecha a Pepe, porque además creo que él está haciendo todo lo posible para ver si aparecen otros compañeros. También por aquello de que él no quiere terminar en el compromiso de tener que aceptar, porque ya dijo que no una y otra vez. Yo respaldo porque acá lo que hay que pensar bien es cómo hacemos para que el Frente tenga una interna picadita, que esté buena, que sea movida, pero que a su vez asegure la unidad. Ernesto [Murro] tiene todo ese perfil, así como lo tiene Daniel [Martínez] también.

Así nos va: ¿Murro le podría llegar a ganar al intendente Daniel Martínez una interna?

Orsi: Capaz que sí, no sé. Depende de los apoyos que se consigan. Hoy Daniel aparece muy despegado, eso está fuera de discusión y creo que tiene razón de ser así, hay un por qué. Creo que está bueno que así sea porque habla de compañeros que están tomando visibilidad en un país donde la visibilidad es difícil a veces. No sé, si es bien y si no que gane el que sea. Lo que a mí me preocupa de la interna es que tiene que moverse la mayor cantidad de frenteamplistas posible y para eso precisamos que el frenteamplista esté seducido a ir a votar.

Así nos va: ¿Murro es un candidato que seduzca?

Orsi: No sé, hay que ver. De verdad no sé. También es cierto que en una interna son fundamentales los aparatos, tanto en el Partido Nacional como en el Frente Amplio. El ejemplo del Partido Nacional es maravilloso, se moviliza todo el partido porque sus aparatos internos compiten incluso hasta para el armado de las listas, así funciona el Partido Nacional. El Frente precisa de los aparatos internos, y ahí el MPP tiene un poder de movilización que creo que es indiscutido a esta altura que va más allá de si seducen o no seducen, un nivel de convencimiento a la interna de los sectores que genere que ese engranaje empiece a moverse porque la campaña empieza ya en la interna y eso es lo que hemos tenido que entender a lo largo de estos años.

Así nos va: Cuando Mujica trató de instalar sus propios candidatos, como por ejemplo lo que ocurrió con Lucía Topolasnky en su candidatura a la Intendencia de Montevideo, con el candidato propuesto por Mujica para la presidencia del Frente Amplio, cada vez que quiso digitar quién debía ser la persona no le resultó una buena estrategia política.

Orsi: A ningún líder de este país le ha resultado, le paso a Sanguinetti con Hierro, le pasó a Lacalle con Ramírez, a Tabaré cuando planteó a Astori.

Así nos va: ¿Y por qué le pasaría ahora con Murro?

Orsi: Lo que pasa es que un político como Pepe no puede dejar de decir lo que piensa y el referente que piensa. Tú me hiciste un planteo que es el siguiente: Le pasa a Pepe lo que le ha pasado a otros presidentes de este país, son muy malos electores, cuando digo malos estoy diciendo que pierden. Puse el ejemplo de los históricos referentes políticos e los partidos tradicionales también, después de la dictadura y antes también, la historia de este país habla de que líderes con mucha popularidad a la hora de designar un sucesor por lo general no les va bien. Pepe no se sale de la regla. Me parece que no está bueno que él se encierre y no diga nada por las dudas, pienso que él tiene derecho y tiene la obligación de decir ‘a mí me parece que tiene que ser fulano y el MPP tiene que ir por acá’. Si gana una interna o no gana es parte de la lógica electoral.

Así nos va: En esta oportunidad no lo consultó en el MPP, ese es el punto.

Orsi: Lo planteó, no fue una consulta y lo pasamos a votar. Planteó que era uno de los nombres que tenía en mente. El MPP todavía no resolvió.

Así nos va: La vicepresidenta Lucía Topolansky dijo el viernes en una entrevista con el programa Fácil Desviarse en Del Sol que Mujica está pensando en varias jugadas adelante e hizo una analogía con el “quede” en el Casín. Lo que se está manejando es que Mujica intente poner uno o dos nombres sobre la mesa para después poder decir ‘yo hice el mejor de mis esfuerzos pero no anduvo así que voy a ir yo’. ¿Usted lo cree posible?

Orsi: Sería una carambola a muchas bandas, ¿no? También es cierto que hace años, en la campaña electoral de 2015, un día hablando mano a mano con él en una actividad donde la gente venía y le pedía para firmar y sacarse una foto, lo vi convencido de que quien agarre viaje tiene que querer, tiene que mostrar garra y ganas. Pepe es muy claro en eso, a él no le gustan los paños tibios en eso, quiere ver gente con garra y lo tiene bastante preocupado eso, que tiene que aparecer gente con ganas de asumir porque la situación de confort es muy fácil. Incluso me decía que muchos frenteamplistas no saben lo que es perder, porque son bastante jóvenes. Me ponía el ejemplo de Jorge Batlle, Jorge perdió cuatro elecciones. Hay que estar predispuestos, se necesitan muchas ganas, se necesita mucha garra, se necesita mucha convicción para estar dispuesto incluso a ir a perder. Eso es una de las cosas que sé que a Pepe le preocupan y por eso es que prueba a uno, habla con otro, va y viene.

Imaginarnos una actitud tan rebuscada me parece que no, la posibilidad de que al final termine diciendo ‘si no hay más remedio’. No me olvido del discurso que hizo el año pasado en el Quincho de Varela, cuando habló de por qué no, creo que fue bastante contundente porque habló con el corazón y con las ganas de vivir. El otro día salió a hacer una conferencia de prensa diciendo ‘ni que me lo pida el MPP’, lo planteó así. Le creí cuando planteó más de una vez que no quiere ser, y le creo.

Así nos va: Hablaba de que los aparatos pueden llegar a pesar incluso más que los candidatos. ¿Puede llegar a pesar más un acuerdo, por ejemplo MPP- FLS, que el candidato Daniel Martínez?

Orsi: En una interna las lógicas son las del casco duro de militantes, es distinto a una elección nacional con voto obligatorio, vas si querés. En una interna la capacidad de mover estructuras es importante, no sé cuánto pesa. La figura, y vaya si lo de Pepe tiene que ver ahí, tiene mucho más peso a nivel de la elección de Octubre y en Noviembre que en la interna, donde tenés la necesidad de aceitar bien los mecanismos. Pero sé leer la realidad y lo de Daniel es un proceso que viene creciendo y me alegro que sea así porque precisamos compañeros con esa visibilidad.

Así nos va: Estábamos hablando de la interna y en un momento de definiciones que requiere de mucho diálogo y negociación también han tenido lugar varias manifestaciones críticas que usted ha tenido en el último tiempo. Algunos de los mensajes de este fin de semana a propósito de su persona dicen que no parece un candidato de izquierda en las últimas manifestaciones que ha tenido respecto a la situación de inseguridad y la situación de las personas que delinquen, que usted entiende que hay delincuentes que no se pueden recuperar. ¿Cómo se hace para negociar y entablar diálogo con compañeros que desde la interna lo mandan a callar, lo atacan, lo tratan de ‘facho’?

Orsi: Primero que yo no hablo en rol de candidato de nada, el que piense que lo estoy haciendo porque estoy en un rol de candidato ya verá que lo políticamente correcto a veces me rechina un poco. Seguno, yo no he tenido la oportunidad de manejar el ‘izquierdómetro’, hay gente que lo pudo conseguir, yo no soy quien para decir quién no es [de izquierda], menos en mi fuerza política. Creo que la gente que está en el Frente es toda de izquierda. Con Milton Romani hemos hablado y creo que podemos llegar a discutir.

Me parece que gran parte de todo esto surgió cuando me hacen una pregunta sobre si consideraba que todos los que delinquen pueden rehabilitarse y yo dejé mi duda, dije ‘pa’ está difícil’ y ahí me preguntan ‘¿Entonces qué se hace? ¿Usted piensa que tienen que estar siempre adentro?’ Y bueno capaz que sí, y hablé de la necesidad de que trabajaran.

Se puede hablar mucho y está bien, para eso está la academia, o también se puede actuar y analizar la realidad. En la intendencia tenemos varios acuerdos con el INR, estamos trabajando con los presos y la experiencia es maravillosa, de verdad funciona espectacular. Estamos reparando la rambla del Solís Chico, reparamos el Águila con trabajadores del INR, en la previa a la temporada estival muchos predios que son de riesgo de incendio los limpiamos con presos de la cárcel de Canelones y ahora estamos en puertas de hacer un acuerdo más fundamentalmente con la gente que es liberada, con Dinali. O sea que podemos dictar cátedra, y está bien porque para eso están los que estudian, pero también se puede actuar. Yo tengo la acción como carta de presentación pero también la necesidad de ver la realidad tal cual es, no desde adentro de un balde. Ser de derecha o ser de izquierda en esto… La poca o mucha cosa que leí no te define ser de izquierda o ser de derecha la política de cara a la delincuencia, no recuerdo que ese tema estuviera planteado como clave. Creo que no es de derecha ni de izquierda, creo que es súper irresponsable no manejar temas con la fuerza que se tiene que manejar, creo que la impunidad no le hace bien a ningún proceso de izquierda y a las pruebas me remito, me gustaría que repasáramos toda la historia de la Revolución Cubana que más allá de las idas y vueltas ha sido un modelo para todos nosotros, y cuáles son las políticas que se utilizan a este nivel. Para mí ser de izquierda no pasa por ahí, mi estrategia y mi visión es defender al trabajador antes que nada y ser de izquierda es pensar una política que involucre cada vez más a la ciudadanía en las tomas de decisiones. No pasa por si te doy diez años o veinte años preso. ¿Por qué no discutir entonces qué significa que una persona que tiene veinte y pico de años vaya 45 años para adentro? Me parece que la definición de izquierda o derecha no pasa por ahí, pensar que quien no piensa como uno es ‘facho’ me parece que es el comienzo de un derrape teórico, me parece imperdonable. Y a veces hace falta conversar más entre nosotros, que además lo considero gente de izquierda. Con Milton hemos tenido muchas posibilidades de conversar y más allá de las discrepancias lo respeto, sé que sabe de estas cosas. Repito, está bravo atribuirse el rol de calificar quién es de izquierda y quién no a la interna del Frente.

Así nos va: Paternain hacía referencia en este posteo realismo de derecha en oposición a lo que se considera realismo de izquierda. Brevemente, el Realismo de Izquierda sostiene que la delincuencia afecta de manera desproporcionada a personas de clase obrera pero las soluciones que solo implican un aumento de la represión empeora en problema del crimen.

Orsi: Entonces me leyó mal porque no sabe todo lo que hago en el resto de mi vida. Lo que pasa también es que hay momentos que son para la política y momentos que son para la ciencia política, cuando se entrevera ciencia política con política cometemos algunos errores.

Así nos va: Los propios militantes del Frente en los últimos meses, a raíz de esas declaraciones que ha emitido, lo han considerado ‘facho’ o de hacerle el juego a la derecha. ¿No cree que se está percibiendo un discurso bastante intolerante a través de las redes sociales por parte de algunos militantes de izquierda?

Orsi: Lo que pasa es que está fácil la etiqueta también. Las redes sociales están bravas pero creo que debemos darle más espacio a la política y darle el espacio que corresponde a la ciencia política, estoy de acuerdo, pero a veces hace falta diferenciar un poco una cosa de lo que es otra. Tiene mucho que ver con la acción concreta en la realidad, con los procesos que se están viviendo. La intolerancia y la impunidad a nivel delictivo no tiene etiqueta de derecha o de izquierda, sino que es de absoluta irresponsabilidad. En un proceso de izquierda, donde tenemos que avanzar hacia una sociedad integrada, hay cosas que no se pueden permitir. Por ejemplo que la vida del otro no importe nada, en un proceso de izquierda o de derecha, pero fundamentalmente en un proceso en el que yo forme parte eso no me lo banco y meterse con los laburantes menos.

Así nos va: Usted ha tenido una posición crítica no solo en materia de seguridad, en la problemática de inseguridad en el país, sino que ha tenido una posición bastante autocrítica de la posición del gobierno o de la fuerza política en varios aspectos en los últimos meses. Por ejemplo salió a decir que el Frente Amplio debía peir disculpas por la situación y cñomo se manejó el caso Sendic y lo ocurrido en un plenario en el año 2016 y dijo que se deberñía pedir disculpas por cómo había sido manejado por la fuerza política. También criticó la cuestión vinculada con la educación, específicamente con Secudaria. Ser autodrítico no le está generando algún que otro dolor de cabeza a nievl de la interna?

Orsi: Sí, claro que sí. Pero es lo que se me ocurre que hay que hacer algunas veces cuando constato que me equivoqué. Nos podemos equivocar, el problema es decir que no nos equivocamos nunca, que tenemos la verdad en un puño y el resto que se siente a esperar. Creo que muchos frenteamplistas estamos percibiendo que hay cosas que no salieron bien porque es lógico, y es de la política eso. Lo peor que te puede pasar es cuando te entrás a meter en el cascarón y a pensar que sos infalible y que todos los demás están equivocados. Creo que tampoco estoy tan distante de muchos otros compañeros que están también planteando cuestiones. Reconozco mil cosas que estamos haciendo y soy socio de la ANEP en siete mil propuestas que tenemos en el departamento y está bueno, vamo’ arriba con la UTEC, y la UTU viene bien, Primaria me encanta, mando mis gurises a la escuela pública. Ahora, hay cosas que de repente no salen tan bien.

Así nos va: ¿Esta posición que usted ha asumido en la interna con respecto al tema de seguridad, donde reconoce que hay problemas, le ha generado algún tipo de roce con el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, teniendo en cuenta que son delo mismo sector?

Orsi: No, al revés. Mis opiniones por lo general no apuntan directamente al Ministerio del Interior. Lo que se hizo el otro día en Casavalle, muchas de las cosas que se están haciendo, algunos de los planteos son los mismos que planteaba Layera o el propio Ministerio del Interior. Voy a decir una cosa que está recontra dicha, no es solo un tema del Ministerio del Interior, tiene que ver con el Poder Judicial, vaya si tiene que ver con eso, con la Fiscalía, con el Ministerio del Interior por supuesto y con las políticas de cárceles ni hablar, pero también con las políticas sociales nuestras.
Así nos va: O sea que no se puede culpar al Ministerio del Interior del problema de la seguridad…
Orsi: Creo que hay que hacerlo responsable, es lo que corresponde, pero tampoco decir que es todo culpa de uno porque cuando entrás a analizar algunas cosas… vamo’ arriba.

Así nos va: ¿De las políticas sociales qué destacaría en especial?

Orsi: Que sin duda no nos dio ni el periodo de tiempo de gobierno y capaz que los recursos no nos dieron para resolver algunas cosas, y eso está a la vista. Las personas en situación de calle, el tema de las adicciones. Me acuerdo que decíamos que el Ñato [Huidobro] estaba loco cuando decía que el que proveía pasta base había que tipificarle intento de homicidio, ahora estamos entrando a ver si no están envenenando a la gente. O con aquella idea muy loca que se planteó en el gobierno de Pepe de la internación compulsiva, qué locura eso también es medio de ‘facho’, ahora yo sigo sin encontrarle la vuelta a eso, en algo me debo estar equivocando.

Así nos va: ¿La izquierda debería haber tenido mano dura con la delincuencia?

Orsi: No es tener mano dura, no. Ya no estoy hablando solo de delincuentes, estoy hablando de gente que abandona el ámbito educativo o se entrega al tema el consumo fundamentalmente pasta base. No estoy hablando de delincuencia, estoy hablando de políticas sociales que repercuten en lo otro. Alguien que comete aberraciones como las que hemos visto, que matan por matar o el que abusó de su hija de dos meses que después nos enteramos que consumía pasta base, ahí estamos en un umbral de pérdida de racionalidad y de locura tan brava que no puedo mantenerme diciendo ‘veremos si lo podemos resolver, si lo podemos sacar’. Con las políticas que tenemos hay gente a la que no estamos recuperando nada, nos damos cuenta todos. Creo que esto no se resuelve con menos políticas sociales como he escuchado a alguna gente decir, no tengo duda que se debería invertir más en políticas sociales.
Así nos va ¿Qué es lo que entiende usted que se debe corregir o hacer más énfasis en las políticas sociales que ya están implementadas? Porque desde la oposición se podría argumentar bajo lo que usted señala que en 15 años de gobierno con recursos económicos disponibles no parece válido decir ‘no pudimos implementar políticas sociales’.

Orsi: Yo creo que los recursos son insuficientes. Por ejemplo la experiencia de trabajo en cárceles es para una minoría porque no se puede implementar para la mayoría de los presos, o el gurí que abandona el ámbito educativo en secundaria. Creo que no hemos dado con la tecla para seguirlo hasta que lo convenzamos de volver. Me parece que hace falta seguir pensando y avanzando. No soy de los que crea que se ha invertido poco en políticas sociales pero también digo que deberíamos haber metido alguna cosa más. No es sólo una cosa de recursos, capaz que hay que invertir mejor, es cierto. Capaz que hay que hacerlo de manera más eficiente, no hay duda. Ahí la intendencia también tiene algo para hacer y para decir, no le echo la culpa al otro, me pongo en primer lugar. Pero no es restando recursos a las políticas sociales, para mí es al revés. Por ejemplo el tema de vivienda, la precariedad urbana, no tengo dudas que debimos meter un poco más de cabeza y de recursos porque la realidad es dura y habrá que seguir trabajando. No es restando, sino profundizando la política.

Así nos va: ¿Dónde se siente usted cómodo con el planteo de la prisión perpetua y la internación compulsiva a la interna del Frente Amplio? Porque en el MPP no son planteos que se lleven, no sé si usted está encontrando eco a la posición que está manteniendo.

Orsi: Yo vengo de una corriente dentro de la izquierda que hoy la refleja el MPP donde siempre planteamos que el libre pensamiento es la clave. Yo si me afilié al MLN hace unos cuantos años es porque ahí entendí que la raviolera no funciona. Mi sector nació para eso, para que tengamos cabeza propia, el día que yo identifique algún sector en el que estoy donde la cabeza propia no está permitida me voy de donde sea. Considero que, fundamentalmente hablando mucho con el viejo, lo mejor que podés hacer es mantener siempre esa cabeza propia y después someterte a lo que resuelva tu sector, ahí soy disciplinado. Lo peor que puedo hacer es partir de la base de que todo lo que hago está bien, que soy implacable y que no me equivoco.

Así nos va: En Nicaragua más de 250 han sido asesinadas en las manifestaciones contra el gobierno de Daniel Ortega. ¿Cree que el gobierno y el Frente Amplio deberían manifestarse frente a esta situación?
Orsi: Yo creo que sí, ya está. Fundamentalmente por el respeto y por la admiración que siempre sentí por el proceso que empezó con Augusto Sandino y terminó con Carlos Fonseca, y por todos los uruguayos que incluso dieron su vida allá. Por respeto a toda esa gente deberíamos ser un poco más claros en eso y yo no me banco lo que está pasando, está feo.

Así nos va: ¿Lo ha hablado con el presidente del Frente Amplio, Javier Miranda? ¿Ha intercambiado con algún otro compañero de la fuerza política la necesidad de posicionarse?

Orsi: Sí, incluso hasta por las redes he visto salir a varios compañeros del Frente mucho más fuerte que hasta hace un tiempo. Es casi unánime por lo menos la preocupación. Ahora, cuáles son los tiempos para salir a decir algo no sé. Considero que sí, habría que manifestar algún tipo de…
Así nos va: ¿De repudio?

Orsi: No sé si la palabra es repudio, pero por lo menos oponernos a que esas cosas sigan pasando. Sí, llamalo repudio a algún tipo de cosa como la violencia contra los jóvenes. Creo que no caben dos lecturas pero no participo de esa instancia y por algo estarán manejándolo. De repente debería conversar con Javier, tenemos una conversación pendiente por otros temas y capaz que es una buena oportunidad de plantearlo. Me gustó mucho algo que sacó Gonzalo Civilia en las redes, lo digo porque lo respeto muchísimo más allá de que puedo discrepar con él en muchas cosas, fue muy clarito.

Así nos va: ¿Por qué a la izquierda le cuesta tanto condenar cuando se trata de otro gobierno del mismo signo? Pasa en Venezuela con Maduro también. ¿A qué se debe esto?

Orsi: ¿Qué es ser de izquierda y qué es no ser de izquierda? Me acuerdo cuando se planteaba de Venezuela que era un camino propio al Socialismo, yo siempre tuve mis dudas. En una América Latina donde la derecha ha ganado tanto espacio, donde la democracia se ha devaluado tanto, creo que a veces hay temor a quedar entrampados. Yo estuve en Ecuador y tuve la posibilidad de hablar con varios compañeros de izquierda que fueron muy críticos, no sólo con Venezuela sino con su propio proceso, y me parece que ahí también hay un tema de autocrítica que no llega a tiempo o de lecturas erradas de algunos procesos. En su momento adherí mucho al proceso de Chávez, pero no es la primera vez que un proceso se desvía o que se empiezan a errar los caminos.

Así nos va: ¿No se siente identificado con Maduro?

Orsi: No, no, no. Hace tiempo que me pasa eso. Cuando un proceso se identifica solamente con una persona es el populismo en su más fuerte expresión. La apelación del líder directamente a las masas es el típico populismo latinoamericano que puede derivar hacia osas positivas o puede tener una inclinación más a la izquierda o terminar en autoritarismo.

Así nos va: Esa definición no se separa mucho de lo que ha pasado en Brasil con Luis Ignacio “Lula” Da Silva o en su momento en Argentina con Cristina Fernández de Kirchner.

Orsi: No, no es lo mismo.

Así nos va: ¿No? ¿En qué se lo diferencia?

Orsi: En el uso del autoritarismo como herramienta, creo que se parece bastante poco el proceso de Lula al proceso de Venezuela.

Así nos va: Se lo decía por la identificación del líder, esa descripción que usted esta dando el populismo.

Orsi: Yo pertenezco a un sector donde el peso del líder… El tema es cuánto el líder respeta o convoca a la militancia para tomar decisiones, cuando se entrona allá arriba es el típico proceso peronista o latinoamericano donde el partido casi no cuenta. Por suerte en Uruguay y en Brasil hay partidos políticos fuertes de izquierda que son los que sostienen la bandera, cuando hacés desaparecer al partido y es sustituido por el líder ahí ya te pasaste de la raya. El Uruguay tiene la suerte de tener partidos políticos fuertes y una izquierda fuerte, pasarán lo líderes y el Frente Amplio va a seguir existiendo. En Venezuela y en Ecuador hubo que inventar partidos, ahí es donde creo que el partido es garantía de que el rumbo no se pierda.

Otras Noticias