La industria quiere mayor calidad de lana, más fina y, “sobre todo, mejor acondicionada”

 La industria quiere mayor calidad de lana, más fina y, “sobre todo, mejor acondicionada”

“Mejorar la señalada”, “qué tipo de cordero vender”, “el efecto del diámetro” y “presentar mejor nuestras lanas” son los cuatro puntos concretos para mejorar los ingresos en el rubro ovino expuestos por el Ing. Agr. José Ignacio Aguerre en el ciclo de jornadas de divulgación “Hablemos de Ovinos”.

Se realizaron siete charlas, en siete localidades: Artigas, Tupambaé, Carlos Reyles, Barriga Negra, Paysandú, Castillos y Salto, entre el 4 y el 12 de junio.

Las actividades fueron organizadas por el SUL (Secretariado Uruguayo de la Lana) e instituciones de cada zona.

El referente del ciclo fue el médico veterinario Adolfo Casaretto, jefe del Área de Transferencia del Secretariado Uruguayo de la Lana.

Respecto al primer punto, el Dr. Casaretto dijo en El Mercado Agropecuario que la tasa reproductiva de los ovinos, “que anda en el entorno del 65%”, se “puede llegar a duplicar, y le demostrábamos a los productores que un salto de 20% de mejora en la tasa reproductiva puede llegar a generar un incremento de seis dólares y medio por vientre en reproducción, es decir por oveja encarnerada”.

Sobre “qué tipo de cordero vender”, el SUL concluyó que, en promedio, para las distintas razas y biotipos, “invernar los corderos, que el propio criador sea el que inverne y engorde sus corderos, implica una mejora de 17 dólares de incremento de margen bruto por oveja encarnerada”, que sería una “de las más espectaculares mejoras que puede tener el sector criador ovino en el Uruguay”, agregó en Carve.

“Es sabido que, para cualquier tipo de lana, bajar el micronaje es sin duda una fuente de ingreso mayor, por lo que decíamos que la brecha entre las lanas medias y las lanas finas se ha aumentado sustancialmente”, señaló Casaretto acerca del tercer punto, “el efecto del diámetro”.

Y “presentar mejor nuestras lanas” es posible porque “hoy se justifica” grifar y acondicionar, afirmó el jefe del Área de Transferencia del SUL al aludir al cuarto punto.

Puntualizó que, “si bien algún productor podía decir que tenía costos adicionales por contratar una máquina de esquila más especializada y por descolar previamente -que son las exigencias-”, en las jornadas se demostró “que probablemente tuviese un costo de 70 centavos de dólar más por animal, pero resulta que una lana acondicionada, frente a otra, puede llegar a tener hasta casi US$ 1,80 por kilo de lana, sea presentada sin acondicionar, acondicionada grifa celeste o acondicionada grifa verde”.

Hubo una Mesa Redonda final, en la que participaron representantes de la industria frigorífica y lanera.

La industria lanera dio “claramente” el mensaje de que quiere “mayor calidad de lana, más fina y, sobre todo, mejor acondicionada, con grifa verde”, enfatizó el Dr. Adolfo Casaretto.

“Y todavía agregaron los propios industriales” que, “cuando el mercado está enrarecido y la demanda no es muy fuerte, los lotes que se colocan con mucho mayor facilidad” son los que tienen “datos objetivos y grifas”, lo que “nos parece que fue un mensaje muy claro y muy contundente”, sintetizó.

Otras Noticias