Con madera se puede construir la estructura de edificios, shoppings, “lo que sea”

 Con madera se puede construir la estructura de edificios, shoppings, “lo que sea”

En Uruguay “hay un stock muy grande de madera, no solamente de Eucaliyptus -que es la que se lleva a las plantas de celulosa-” sino también de pinos, que “puede ser aprovechado para la construcción”, dijo en Carve el Arq. Juan Pablo Martínez, presidente de la Asociación de Industriales de la Madera y Afines del Uruguay (Adimau).

Afirmó que la madera “es el único material que permite la construcción siendo carbono positivo”, o sea “que es sustentable” ambientalmente y es “la única” materia prima para la construcción que logra “esa baja emisión, o nula emisión, de carbono”.

Pero luego enumeró los obstáculos para desarrollar la construcción en madera en nuestro país: “tenemos 19 normativas” al respecto porque cada Intendencia tiene la suya, el Ministerio de Vivienda requiere “pedir permisos especiales para construir en madera”, por lo que “por el lado del Estado vemos más frenos que promoción para construir”.

Enfatizó en El Mercado Agropecuario que “es redituable construir en madera” y que “las personas lo van a valorar muchísimo, porque les da una calidad de vida muy buena, a un costo que es bueno”.

“Falta el impulso, falta como la fuerza que haga que esa bola de nieve empiece a rodar, que todavía, más allá de que hay casos, viene bastante lenta. Estamos, si no, quedándonos quietos en la parte local, y cada vez van a venir más, como ya hay este año, construcciones que vienen importadas para realizar acá”, advirtió el presidente de Adimau.

Destacó que “en el mundo ya los frenos para construir en madera están desapareciendo” y que en las construcciones de altura, por ejemplo, “desaparecen a pasos agigantados” y la madera es una competencia cada vez “más fuerte, a ver quién construye más alto”.

La firma española de construcciones ecológicas BASS incluso ha señalado que las edificaciones en madera son más seguras que las convencionales en casos de terremotos y en su sitio web (www.basshouses.com) presenta información sobre las vidas salvadas durante movimientos sísmicos ocurridos por ejemplo en Alaska, San Fernando o Kobe, donde la elasticidad de las estructuras de madera permitió resistir los embates y las construcciones de cemento no pudieron soportar los sismos.

El 17 de mayo pasado, en el foro Prospectiva en Bioeconomía Forestal al año 2050, el Ec. Fernando Isabella, director de Planificación de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), afirmó que es necesario complementar la producción de celulosa con otros encadenamientos productivos a partir de la madera, como la construcción de casas, la energía y las bio-refinerías.

Isabella informó entonces que la OPP analiza las posibilidades científico-tecnológicas para traducirlas a costos y acciones que posibiliten el desarrollo de estas áreas de manera rentable.

En agosto del año pasado, expertos del Centro de Investigación Técnica de Finlandia (cuya sigla es VTT) habían presentado en un evento realizado en Montevideo, y organizado por el gobierno uruguayo, las perspectivas de la cadena de valor forestal-madera-celulosa a nivel mundial.

“Esperamos que con estos anuncios de la OPP, con estas sugerencias de los estudios de la VTT, se unifiquen las fuerzas para dar mayor lugar a la construcción en madera”, expresó el Arq. Juan Pablo Martínez, que en su empresa -Valsain- integra la tercera generación familiar dedicada al rubro.

La madera se puede utilizar para construir “gimnasios, edificios públicos, shoppings, (…) lo que sea”, resaltó.

“Lo que creemos que tiene que ser de madera, para tener una mejor construcción, es la estructura del edificio”, sostuvo el titular de Adimau.

Y explicó que, sobre esta base, los pisos, las paredes, los cielorrasos, los revestimientos exteriores pueden ser de madera u otros materiales.

Otras Noticias