Que la Ley de Riego privatiza el agua es “una falacia”

 Que la Ley de Riego privatiza el agua es “una falacia”

“Lo más importante” de la Ley de Riego aprobada por el Parlamento en octubre de 2017 es “darle estabilidad a la producción agropecuaria y evitar que suceda lo que cíclicamente ocurre” -la falta o el exceso de agua-, afirmó en Carve el Ing. Agr. Alejandro Echeverría, cofundador del proyecto Agua Vida y director de la consultora PlusAgro, que tiene su sede en la ciudad de Florida.

El agua es “un recurso natural abundante en Uruguay”, al que desaprovechamos “totalmente”, agregó en El Mercado Agropecuario.

Se trata “de acumular cuando sobra para gastar cuando falta”, resumió.

El Ing. Echeverría señaló que, en la medida en que el recurso agua “sea puesto a disposición de la producción agropecuaria de manera sustentable y económicamente sostenible”, Uruguay podría “dar un salto productivo muy importante”.

“El país se merece poner a disposición de la sociedad en su conjunto el uso racional de este recurso que, si no lo represamos y no lo utilizamos en beneficio de la sociedad, es un recurso que pasa por nuestro territorio y termina en el océano”, advirtió.

Sostuvo que el del riego como tecnología y el de la Ley son temas sobre los que muchos opinan “con conocimiento” y muchos otros “subiéndose a un ‘carro’ que tira (…) problemáticas arriba de la mesa, que en la mayoría de los casos tienen solución”.

El director de PlusAgro manifestó que decir que la nueva norma privatiza el recurso agua “es una falacia”, porque el agua (la superficial y la subterránea), “por norma constitucional, es un bien público sujeto a la tutela del Estado” y su utilización “se hace condicionada a cumplir con todos los requisitos que el Estado fija”.

La Ley autoriza que dos figuras jurídicas -las Asociaciones Agropecuarias de Riego (AAR) y las Sociedades Agropecuarias de Riego (SAR)- sean integradas, además de por productores rurales (que eran los únicos habilitados por la norma que regía desde 1997), por otros inversores. No se cobra el agua “sino el servicio” que brindan los intermediarios, puntualizó Echeverría.

El nuevo texto legal promueve la instalación de represas multiprediales, que cubran las necesidades de riego de varios establecimientos, basándose sus impulsores en la constatación de que muchos productores no están en condiciones de realizar la inversión por sí solos, de modo unipredial.

El técnico indicó en Carve que “un productor grande puede inundar parte de su campo para generarse una reserva” de agua, algo que resulta “prácticamente imposible” para los pequeños productores.

“Cuando se habla de hacer represas en suelos pobres” para permitir que productores más pequeños “puedan hacer uso” del recurso agua, surgen voces opositoras a la Ley, enfatizó el Ing. Agr. Alejandro Echeverría.

Otras Noticias