General (r) Hebert Fígoli plantea aplicar “medidas prontas de seguridad” por enfrentamientos en Minas, San Carlos y Chuy

 General (r) Hebert Fígoli plantea aplicar “medidas prontas de seguridad” por enfrentamientos en Minas, San Carlos y Chuy

A finales de noviembre de 2017 comenzó a funcionar el Movimiento Unidos Podemos, un grupo integrado mayormente por militares retirados que tiene como objetivo formar parte de la vida política e ingresar al Parlamento como una fuerza de oposición en las próximas elecciones.

El líder del movimiento, el general retirado Hebert Fígoli, dijo en entrevista con Así nos va que el grupo surgió a partir de la discusión del proyecto de ley que creaba un tributo adicional al Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas, el cual finalmente no fue aprobado en la Cámara de Diputados.

Fígoli manifestó que observan con “una mirada crítica de oposición a la actual conducción de gobierno” y que están comenzando a desarrollar “grupos de trabajo” para las grandes áreas como “seguridad, salud, recuperación de valores tradicionales, educación, empleo, la carga impositiva y la conservación del medio ambiente”.

El general retirado agregó que “a partir de ciertas bases comunes y criterios programáticos” dialogarán con los partidos políticos para integrarse e intentar conseguir una banca en el Parlamento.

Fígoli dijo que las declaraciones de Mario Layera, el director de la Policía Nacional les generaron “una profunda preocupación” y planteó aplicar las “medidas prontas de seguridad”. “Las visualizo para un punto concreto del país en una situación concreta. En escenarios de enfrentamiento de narcotraficantes como en Minas, en San Carlos o en el Chuy, cuando es necesario restablecer la autoridad”, manifestó.

“Si el Estado produce un vaciamiento no hay política social que sirva. Restablecer el principio de autoridad y para ello investigar, disuadir y por supuesto, reprimir. No está mal ni hay que tener miedo de emplear el término represión ante el delito. Llegar al territorio para quedarse, no podemos implementar políticas sociales, salud, escuela, obra pública si hay bandas que no permiten el acceso del Estado”, subrayó.

Por último, Fígoli dijo que no está de acuerdo con el empleo de la fuerza militar de 2 mil personas para integrarse como fuerza policial” aunque “en caso de una conmoción interna realmente grave, para una situación concreta y clara, con reglas de empleo de armas claras, con un tiempo delimitado y bajo el mando del Ejército, creo que puede haber lugar a una intervención”.

Otras Noticias