El INIA apunta a “derramar y escalar” tecnología “en muchos productores”

 El INIA apunta a “derramar y escalar” tecnología “en muchos productores”

Con las nuevas estrategias de transferencia de tecnología y de creación de técnicos sectoriales nacionales y regionales, el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) apunta a “derramar y escalar en muchos productores” concretos su labor científica, dijo en El Mercado Agropecuario el Ing. Agr. Esteban Carriquiry,  uno de los dos técnicos sectoriales nacionales de la entidad.

El 17 de mayo, el Instituto anunció en conferencia de prensa dos nuevas estrategias para fortalecer la articulación de la transferencia de tecnología agropecuaria a los productores.

Una, reenfocar en transferencia de tecnología proyectos del Fondo de Promoción de Tecnología Agropecuaria (FPTA), que, hasta entonces, se destinaban exclusivamente a investigación.

La otra estrategia consiste en incorporar técnicos sectoriales para fortalecer el trabajo en red. Se designaron dos técnicos sectoriales nacionales y seis técnicos sectoriales más, uno por cada Estación Experimental del Instituto, pero dos de ellas -Las Brujas y Salto Grande- comparten una técnica más, a tiempo parcial.

Con el nuevo enfoque, el INIA “pone fondos importantes en la transferencia de tecnología, y además pone un equipo de técnicos no solamente a pensar en cómo transferir, sino también en cómo recoger demanda, cómo hacer un mapeo de socios” estratégicos, explicó Carriquiry en Carve.

Además, la tarea de encontrar, en diversas zonas del país, productores que sean referentes para sus pares es “clave en nuestro trabajo”, definió el técnico, que ejerce su profesión desde hace más de 25 años, es productor agropecuario, fue socio fundador de la Asociación Uruguaya de Ganaderos del Pastizal, coordinador nacional en Uruguay de la Alianza del Pastizal y asesor CREA.

“Es un proceso nuevo para INIA” en el que “estamos aprendiendo todos”, que “cae muy bien” entre los productores y que genera “una gran expectativa”, pero “vamos a ver cómo transcurre esto después en la cancha, en lo concreto”, señaló.

Además de los 10 proyectos FPTA con el nuevo enfoque inicialmente aprobados (dos por cada Estación Experimental: La Estanzuela, Tacuarembó, Treinta y Tres, Las Brujas y Salto Grande), Carriquiry anunció que “la idea” es generar en 2018 nuevos productos de transferencia de tecnología, que serán alimentados, “obviamente, por las demandas que vayamos recogiendo”.

Cuando se le preguntó por señales que permitan inferir los temas de esas iniciativas futuras, respondió que “protocolizar la cría”, generando “un paquete tecnológico de cómo debe ser una cría eficiente y rentable, y amigable con el ambiente”, será “probablemente” uno de los temas, porque hay mucho conocimiento generado por el INIA y otras organizaciones de investigación, indicó.

Otro tema posible a mediano plazo, sobre el que “la demanda está presionando mucho”, es el del manejo de campo natural: “Cómo generar rutinas o sistemas de manejo de campo natural más inteligentes y más productivos es otra de las puntas, en la cual por ahí todavía no hay un trabajo muy afinado de parte de la investigación”, manifestó Esteban Carriquiry.

Otras Noticias