El abigeato termina en el consumo y es un potencial generador de daño a la salud pública

 El abigeato termina en el consumo y es un potencial generador de daño a la salud pública

“Sobre los perjuicios que causa el abigeato, no sólo está el económico sino también todo lo que conlleva en lo moral y en lo social, desestimulando mucho al productor a seguir al frente de sus explotaciones -sobre todo a los pequeños y medianos-. Y ni qué hablar del último eslabón de esta cadena, que es el tema de la salud pública”, subrayó en El Mercado Agropecuario la abogada Fernanda Maldonado, integrante de la Federación Rural y, a la vez, asesora de la gremial sobre la problemática del abigeato.

La faena que realizan los ladrones de ganado “no cumple con ningún requisito de inocuidad alimentaria, las condiciones higiénicas son lamentables y los tiempos de espera no existen. Yo puedo haber dosificado a mis animales, a los tres días me roban dos o tres, los faenan y esa carne se comercializa. Todo el producto químico que yo le suministré a mis animales (…) la persona que compró esa carne lo está ingiriendo sin saberlo”, detalló.

En 2011, en el marco del Congreso de la Federación Rural realizado entonces en Durazno, la gremial había estimado en entre nueve y diez millones de dólares por año los daños directos causados por el abigeato. Pero, “como gremiales, no hemos tenido la posibilidad de realizar un estudio”, señaló ahora en Carve la Dra. Maldonado.

La Federación Rural exhorta a los productores a denunciar ante la Policía los casos de abigeato y, también, los numerosos ataques de jaurías a las reses. Estos últimos deben denunciarse ante la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal (Cotryba, www.mgap.gub.uy/unidad-ejecutora/comision-de-tenencia-responsable-y-bienestar-animal/formulario-de-denuncia), que es la entidad encargada de investigar los hechos y tiene la potestad de sancionar a los dueños de los perros que atacan a otros animales.

Otras Noticias