El drama y la “viveza criolla” que generó la inclusión financiera en el interior del país

 El drama y la “viveza criolla” que generó la inclusión financiera en el interior del país

A lo largo y ancho del territorio nacional fuera de Montevideo y zona metropolitana, la llamada inclusión financiera se ha vuelto un drama para algunos y una nueva fuente de ingresos para otros.

La semana pasada, la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca de la Cámara de Diputados recibió a dirigentes de la Asociación Rural y la Federación Rural que reclamaron, ante los legisladores, las dificultades que genera en el medio rural el tener que apegarse de forma obligatoria a esta nueva modalidad de pago y cobro de los salarios.

La ley de inclusión financiera obliga a todos los uruguayos, desde principio de este mes, a cobrar el sueldo a través de una cuenta bancaria o un instrumento de dinero electrónico. Esto implica que para cobrar -ya sea un trabajador dependiente o independiente- se necesita un cajero automático cerca que le permita retirar dinero.

El problema es que en muchas ciudades, poblados y localidades pequeñas del país los cajeros son escasos o directamente inexistentes. Y de eso dieron cuenta algunos legisladores la semana a modo de catarsis en el Parlamento.

Por ejemplo, el diputado nacionalista Alejo Umpierrez de Rocha dijo en declaraciones a Así nos va que se le ha pedido al presidente del Banco República, Jorge Polgar, un cajero automático para Cebollatí pero no han tenido ninguna respuesta.

En el departamento de Cerro Largo los cajeros son escasos. Según el intendente Sergio Botana, hay cuatro cajeros en la ciudad de Melo y dos en Río Branco. Según el jefe departamental, en tierra arachana lo que hay es una “ley de EXclusión financiera”.

Otro de los departamentos que no escapa a la problemática de la inclusión financiera es Río Negro. El exintendente y actual diputado Omar Lafluf, dijo la semana pasada en la comisión parlamentaria que en las localidades de San Javier y Nuevo Berlín, por ejemplo, el Banco de la República decidió abrir dos veces por semana en una localidad y tres veces por semana en la otra.

El legislador recordó también una anécdota de una señora del departamento. Esta señora, según Lafluf, cobraba 830 pesos de la tarjeta del Mides en Sarandí de Navarro, donde no hay nada. Esta señora, para poder usar su tarjeta y poder comprar en un comercio, tenía que ir a Paso de los Toros, pasaje que tenía un costo de $ 370.

Otro de los lugares del departamento en donde hay problemas es en Young, según Lafluf.

En algunas ocasiones, las desgracias de unos son la fortuna de otros. Y gracias a la inclusión financiera, tal parece que hay personas que tienen una nueva “changa”.

Según contó el diputado Umpiérrez en la comisión de Ganadería, en el interior de Rocha “ha surgido una nueva fuente de ingresos extra, basada en la confianza que tiene la gente en las personas que ve a diario”.

“Tal es el caso de los guardas de ómnibus”, señaló el legislador nacionalista, que contó que algunos de estos trabajadores del departamento “llevan treinta o cuarenta tarjetas de ciudadanos de localidades que no tienen servicios de cajero automático, al pueblo más cercano -que está a sesenta o setenta kilómetros- y retiran el dinero que les piden. A la vuelta del turno -en el día y al día siguiente-, la gente recibe su plata y le deja una propina o una tarifa fija al guarda del ómnibus”.

Un decreto firmado este año por el Poder Ejecutivo estableció que las remuneraciones a los trabajadores que se desempeñen en medios rurales y en localidades de menos de 2.000 habitantes se pueda seguir realizando en efectivo durante todo el 2017.

En tanto que el año próximo se podrá seguir pagando en efectivo en el medio rural y en aquellas localidades de menos de 2.000 habitantes que no tengan puntos de extracción de efectivo.

Se entiende que una localidad cuenta con un punto de extracción de efectivo cuando en la propia localidad o en otra que no diste a más de 3 km de aquella, haya un dispositivo que habilite el retiro de los fondos acreditados en cuentas o en instrumentos de dinero electrónico.

El Ministerio de Economía y Finanzas realizará un relevamiento de los puntos de extracción de efectivo en todo el territorio nacional y establecerá, antes del 31 de diciembre de 2017, una lista de las localidades que estarán alcanzadas por esta excepción a partir del año próximo. Hasta entonces todas las localidades de menos de 2000 habitantes quedan incluidas dentro de la excepción que habilita los pagos en efectivo.

Intentamos entrevistar al coordinador de Inclusión Financiera del Ministerio de Economía, Martín Vallcorba, pero se excusó indicando que no se realizarán comentarios a la prensa hasta la semana que viene cuando asista a la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados.

Otras Noticias