Fernando Dighiero: “Lo de ANCAP es un mal ejemplo y una tomadura de pelo para la sociedad”

 Fernando Dighiero: “Lo de ANCAP es un mal ejemplo y una tomadura de pelo para la sociedad”

El presidente de la Federación Rural del Uruguay dijo que el comunicado que la FRU publicó busca que los responsables aparezcan y se hagan cargo del error. “En una empresa privada los gerentes son los primeros en hacer las valijas e irse a la casa”, remarcó.

En la misma línea, Dighiero aseguró que en otros “tiempos del país y otras circunstancias los responsables terminarían presos”.

La capitalización de ANCAP, según explicó el presidente de la Federación Rural no es una buena señal ni un buen ejemplo para la sociedad. “La gente está dolida y molesta”, indicó.

 

Comunicado

Ante la lamentable situación de Ancap, la Federación Rural haciéndose eco del sentir de muchos indignados uruguayos, manifiesta:

Que es absolutamente inconcebible que Ancap, siendo una empresa monopólica, haya llegado a esta situación, en un momento de una profunda y sostenida baja en el precio del petróleo.

Que es inconcebible que aún ante esta situación, tan siquiera se considere un nuevo aumento del Imesi y/o del precio de los combustibles.

Pero más inconcebible aún es que los responsables de este desastre sin precedentes en nuestra historia, que hoy debemos pagar todos los uruguayos, aún no han asumido su responsabilidad.

Es el momento para que quienes directa o indirectamente han llevado a Ancap a esta situación tengan la honra de asumir sus responsabilidades, sea quien sea, ocupe el cargo que ocupe, y pertenezca al partido que pertenezca. Si no lo hacen, y no se toman medidas al respecto, se será cómplice de esa responsabilidad.

No podemos olvidar que el fin principal de las empresas públicas debe ser proveer a todos los uruguayos los mejores servicios y/o bienes, al mejor precio posible. No lo contrario.

Es el momento de ponerle fin a una larga política recaudatoria en base al consumo de los combustibles, un insumo tan vital para la producción y el trabajo nacional. El aporte de Ancap al Estado debería estar asociado a sus posibles superávits operativos y no que sea una pesada carga que hipoteque su destino y comprometa la competitividad del país.

Es el momento para que de una vez por todas, y por el bien del país, se tenga el valor de asumir el eventual costo político de tomar medidas con la real causa de todos estos males, y reducir el gasto público.

No se debe, porque ya no se puede, seguir cargando a las espaldas de los uruguayos las ineficiencias del Estado.

Otras Noticias